Redacción BLesTras enaltecer a su país, Polonia, brindándole una medalla de plata como subcampeona olímpica de lanzamiento de Jabalina femenino en las Olimpiadas de Tokio 2020, Maria Andrejczyk, decidió subastar su medalla de plata para ayudar a salvar la vida de un bebé polaco. 

Aunque Andrejczyk no conocía al niño, Miloszek Malysa, que a los 8 meses requería una cirugía de corazón, la súplica pública de sus padres la conmovieron al extremo de ofrecer el dinero resultante de la subasta del trofeo, relata New York Post del 18 de agosto. 

“Miłoszek tiene un grave defecto cardíaco, necesita una operación”, escribió Andrejczyk, de 25 años, a los cinco días de disfrutar de su triunfo deportivo. 

Y agregó: “También tiene el apoyo desde arriba de Kubuś – un niño que no llegó a tiempo, pero gente maravillosa decidió donar sus fondos a Miłoszek”.

Para poder ser trasladado a Estados Unidos y para pagar todo el tratamiento del bebé, se requerían 385.000 dólares, de los cuales ya la familia contaba con la mitad. 

Así, Andrejczyk intentaba recolectar la otra mitad junto con la madre de Małysa, a través de una campaña lanzada por Facebook.  

Tan pronto como el 15 de agosto ya anunciaba a un ganador a través de la red social, se trataba de una cadena de tiendas de Polonia, Zabka, que  había ofrecido la máxima cantidad: 125.000 dólares. 

“¡Tenemos al ganador de la subasta!”, compartió Andrejczyk, agradeciendo también a los generosos participantes de la obra humanitaria. 

Y agregó: “El viernes recibí esta maravillosa información, y debido al hecho de que ustedes, queridos, ya han hecho maravillas y las fuerzas conjuntas han pagado más del equivalente de la medalla inicial a la cuenta de Miłoszek – decidí poner fin a la subasta para que nuestro Miłoszek reciba la cantidad completa lo antes posible y pueda volar a Estados Unidos”.

En respuesta, la empresa ganadora declaró que la motivación de la deportista les había conmovido a ellos también, y adicionalmente al dinero aportado, deseaban que la medalla permaneciera en manos de ella.

Andrejczyk había dicho antes: “El verdadero valor de una medalla siempre está en el corazón”, citó Yahoo Sport en referencia al Times of London.

Y había agregado “Una medalla es solo un objeto, pero puede tener un gran valor para otros. Esta plata puede salvar vidas, en lugar de acumular polvo en un armario. Por eso decidí subastarla para ayudar a los niños enfermos”.

Por otro lado, ella ya conocía el impacto profundo de una enfermedad tan drástica como el cáncer. 

Luego de haber quedado en cuarto lugar durante las competencias de los Juegos Olímpicos de Río 2016, se le diagnosticó osteosarcoma, una grave afección en las células de los huesos. 

Tras ser intervenida con una cirugía, no necesitó quimioterapia y pudo seguir entrenando, para culminar con el brillante logro que le confirió la medalla de plata. 

En la competencia su jabalina voló hasta alcanzar una distancia de 64,61 metros, superados por Shiying Liu, la deportista china que obtuvo la medalla de oro tras llegar a los 66,34 metros con su jabalina. 

Le recomendamos: El PLAN de Trump y el FRACASO de Biden en Afganistán

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

 

José Hermosa – BLes.com