La masacre de la guerra en Ucrania no es el único evento que hoy debería ocupar la atención mundial. En Israel se reportan 39 muertos y varios atentados originados por el “terrorismo árabe” según el primer ministro Naftali Bennett.

La escalada de violencia que está abriéndose paso en Israel dejó este lunes un ataque con misil que fue interceptado por el sistema conocido como la «cúpula de hierro». El cohete fue lanzado desde Gaza, según la versión oficial. Dicha agresión provocó que se encendieran las sirenas antiaéreas al sur de Israel, territorio cercano a la zona gobernada de facto por el grupo terrorista islámico Hamás.

Puede que este sea hasta ahora el evento que ha generado más ruido los últimos días. Sin embargo Israel atraviesa una ola de violencia desde el pasado 22 de marzo, sin olvidar que hace casi un año los grupos Hamás y Yihad Islámica Palestina lanzaron centenares de cohetes contra Tel Aviv y otras ciudades.

El saldo hasta ahora es de 39 muertos (25 palestinos y 14 israelíes), pero los últimos episodios de violencia son más numerosos. Por ejemplo, ataques de grupos «que lanzaban piedras contra autobuses israelíes a la salida de la Ciudad Vieja de Jerusalén mientras miles de familias israelíes llegaban a la ciudad para celebrar la Pascua judía», reportó la cuenta oficial en Twitter del Estado de Israel.

Masacre en Tel Aviv

Tres atentados ocurrieron en una semana en Israel, dejando unos 11 muertos. En uno de estos, cinco personas murieron tras ser baleadas por un palestino según confirmó el gobierno israelí. Ocurrió en Bnei Brak, una localidad judía ultraortodoxa. En ese momento el primer ministro, Naftali Bennett, hizo oficial que el país estaba atravesando «una oleada de terrorismo árabe».

«Tras un periodo de silencio, hay un arrebato violento por parte de los que intentan destruirnos, los que intentan dañarnos a toda costa, los que se mueven por el odio hacia los judíos y el Estado de Israel, los que están dispuestos a morir para que no podamos vivir en paz».

En pocas palabras. La masacre de la guerra rusa en Ucrania no es el único evento que hoy debería ocupar la atención mundial. Y parece que la ONU se dio cuenta de ello al convocar una reunión urgente del Consejo de Seguridad. Francia, que es miembro permanente es uno de los solicitantes y su presidente Emmanuel Macron dejó clara su posición. «En Israel, la locura asesina ataca de nuevo. Después del atentado terrorista que ayer tocó Tel Aviv en el corazón, Francia está más que nunca al lado de los israelíes», expresó.

Fuerzas de seguridad israelíes también están llevando adelante redadas en Cisjordania. En total 11 personas «sospechosas de terrorismo» quedaron arrestadas.

Naftali Bennett recordó el año pasado las tensiones que atravesaba el país. Se lo recordó al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en agosto cuando visitó la Casa Blanca. Ambos países venían de fortalecer su alianza bajo la presidencia de Donald Trump con la firma de los Acuerdos de Abraham.

Ese día Bennett remarcó que Israel «está en el vecindario más duro del mundo», con el grupo Estado Islámico (EI) en su frontera sur, la organización chií libanesa Hizbulá en el límite norte y con «milicias iraníes, la Yihad Islámica y Hamás» alrededor. Algo que se vuelve a materializar con estos nuevos ataques. Sin embargo, fortalecer aún más las relaciones entre ambos países sigue siendo una tarea pendiente para Joe Biden. Su resolución depende en gran parte de la negociación en paralelo entre EE. UU. e Irán por el pacto nuclear.

¿Rusia mediadora?

Como si la invasión en Ucrania no lo tuviera lo suficientemente ocupado, el gobierno ruso de Vladímir Putin se ofreció como mediador. El motivo es que Rusia integra el Cuarteto sobre Oriente Medio junto a EE. UU., la ONU y la Unión Europea.

Putin mantuvo una conversación con su homólogo palestino, Mahmud Abás para dejar por sentado sus intenciones. No obstante, sobra el escepticismo sobre la efectividad de una posible mediación rusa. Lejos está de abandonar sus ambiciones en Ucrania, algo que habla mucho de su capacidad de amilanar conflictos.

A todas estas, Irán también quiere entrar en el tablero ya que el presidente, Ebrahim Raisi, amenazó a Israel si hace «el menor movimiento» contra ese país. «Nuestras Fuerzas Armadas tendrán como objetivo el centro del régimen sionista”, dijo para completar su mensaje. Es claro que la tensión sigue cubriendo al hemisferio oriental.

Por Orina Rivas – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.