En el año fiscal que terminó en marzo de 2020, los talibanes habrían acumulado ingresos que ascienden a 1,600 millones de dólares, de acuerdo con un informe confidencial encargado por la Alianza Atlántica (OTAN) que fue obtenido por Radio Free Europe/Radio Liberty.

En comparación, el gobierno afgano recibió ingresos de 5,550 millones de dólares durante el mismo periodo.

Pero, ¿quién financia a los talibanes? Un estudio del Centro de Estudios sobre Afganistán reseñado por Univisión reveló de donde procede el dinero:

1. Drogas – 416 millones de dólares

Afganistán representó aproximadamente 84% de la producción mundial de opio durante los cinco años que terminaron en 2020, según el Informe Mundial sobre las Drogas 2020 de las Naciones Unidas.

Gran parte de esos beneficios de las drogas ilícitas van a parar a los talibanes, que gestionan el opio en las zonas bajo su control. El grupo impone un impuesto de 10% a todos los eslabones de la cadena de producción de drogas, de acuerdo con un estudio de 2008 de la Unidad de Investigación y Evaluación de Afganistán, una organización de investigación independiente de Kabul.

Le recomendamos: Se DERRUMBA la imagen de Biden tras la toma de los talibanes en Kabul

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

2. Minería: entre 400 y 464 millones de dólares

La extracción de mineral de hierro, mármol, cobre, oro, zinc y otros metales y minerales de tierras raras en el montañoso Afganistán es un negocio cada vez más lucrativo para los talibanes. Tanto las operaciones de extracción de minerales a pequeña escala como las grandes empresas mineras afganas pagan a los militantes talibanes para que les permitan mantener sus negocios en funcionamiento. Los que no pagan se enfrentan a amenazas de muerte.

Según la Comisión de Piedras y Minas de los talibanes, o Da Dabaro Comisyoon, el grupo gana 400 millones de dólares al año con la minería. La OTAN estima que esa cifra es más alta, de 464 millones de dólares, frente a los apenas 35 millones de 2016.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Miami Diario (@miamidiario)

3. Extorsión e impuestos: 160 millones de dólares

Como si de un gobierno se tratara, los talibanes cobran impuestos a la gente y a las industrias en la creciente franja de Afganistán que está bajo su control. Incluso emiten recibos oficiales de pago de impuestos.

Las industrias “gravadas” incluyen las operaciones mineras, los medios de comunicación, las telecomunicaciones y los proyectos de desarrollo financiados por la ayuda internacional. También se cobra a los conductores por utilizar las carreteras en las regiones controladas por los talibanes, y los comerciantes pagan a los talibanes por el derecho a hacer negocios.

El grupo también impone una forma tradicional de impuestos islámicos llamada “ushr” -un impuesto del 10% sobre la cosecha de un agricultor- y “zakat”, un impuesto sobre la riqueza del 2.5%.

Según el mulá Yaqoob, los ingresos por impuestos -que también pueden considerarse extorsión- suponen unos 160 millones de dólares anuales.
Dado que algunos de los gravados son cultivadores de amapola, podría haber cierto solapamiento financiero entre los ingresos fiscales y los de la droga.

4. Donaciones benéficas – 240 millones de dólares

Los talibanes reciben contribuciones financieras encubiertas de donantes privados e instituciones internacionales de todo el mundo.

Muchas de las donaciones de los talibanes proceden de organizaciones benéficas y fideicomisos privados ubicados en los países del Golfo Pérsico, una región que históricamente ha simpatizado con la insurgencia religiosa del grupo. Esas donaciones suman entre 150 y 200 millones de dólares al año, según el Centro de Investigación y Estudios Políticos de Afganistán. Estas organizaciones benéficas están en la lista del Departamento del Tesoro de Estados Unidos de grupos que financian el terrorismo.

Los ciudadanos privados de Arabia Saudí, Pakistán, Irán y algunas naciones del Golfo Pérsico también ayudan a financiar a los talibanes, aportando otros 60 millones de dólares anuales a la Red Haqqani, afiliada a los talibanes, según las agencias antiterroristas estadounidenses.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Miami Diario (@miamidiario)

. Exportaciones – 240 millones de dólares

En parte para blanquear dinero ilícito, los talibanes importan y exportan diversos bienes de consumo cotidiano, según el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Entre las filiales comerciales conocidas se encuentra la multinacional Noorzai Brothers Limited, que importa piezas de automóviles y vende vehículos reensamblados y piezas de recambio para automóviles.

Se cree que los ingresos netos de los talibanes procedentes de las exportaciones ascienden a unos 240 millones de dólares al año. Esta cifra incluye la exportación de adormidera y de minerales saqueados, por lo que puede haber un solapamiento financiero con los ingresos procedentes de la droga y de la minería.

6. Bienes inmuebles – 80 millones de dólares

Los talibanes son propietarios de bienes inmuebles en Afganistán, Pakistán y potencialmente en otros países, según el mulá Yaqoob y el canal de televisión paquistaní SAMAA. Yaqoob dijo a la OTAN que los ingresos anuales por concepto de bienes raíces rondan los 80 millones de dólares.

7. Países específicos

Según la BBC, un informe clasificado de la CIA estimó en 2008 que los talibanes habían recibido 106 millones de dólares de fuentes extranjeras, en particular de los países del Golfo.

En la actualidad, se cree que los gobiernos de Rusia, Irán, Pakistán y Arabia Saudí financian a los talibanes, según numerosas fuentes estadounidenses e internacionales. Los expertos afirman que estos fondos podrían ascender a 500 millones de dólares al año, pero es difícil cifrar este flujo de ingresos.

Erika Hernandez – miamidiario.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.