Redacción BLesSon cada vez más las pruebas que demuestran la existencia del genocidio en marcha que sufre la población uigur bajo el régimen comunista en China, sin embargo el Partido Comunista Chino (PCCh), ha bloqueado todo tipo de vía legal para que las víctimas denuncien dentro del país la persecución que sufre esta étnia milenaria por parte del aparato represor. 

En este sentido, el 17 de agosto de 2022 un buffet de abogados que representa a dos agrupaciones que defienden los derechos uigures viajaron a Buenos Aires, Argentina, para presentar una denuncia penal ante los tribunales federales por genocidio y crímenes de lesa humanidad contra el pueblo uigur por parte del régimen comunista chino.

Cabe preguntarse ¿Por qué optaron por un país tan remoto, sin conexiones aparentes con la causa uigur y gobernado por un partido político que manifiesta explícitamente su deseo de profundizar las relaciones de cooperación política, comercial, económica, científica y cultural con Beijing?

Según manifestó Michael Polak, un abogado británico que representó a los uigures en la demanda contra el régimen chino, la Constitución Nacional de la República Argentina garantiza un marco de jurisdicción internacional apropiado para llevar adelante el caso.

Según establece la Constitución Argentina, los tribunales del país tienen jurisdicción sobre crímenes internacionales tales como genocidios debido a persecuciones religiosas, políticas y raciales, independientemente del lugar donde se cometan.

Además, una serie de demandas efectuadas en el país que provocaron el pedido de captura contra ex líderes del PCCh por perseguir a los practicantes de la disciplina espiritual Falun Dafa, sentaron precedentes para facilitar hoy una nueva investigación y abrir una nueva causa. 

 

Persecución espiritual en la China Comunista

En China, la espiritualidad y la fe siempre estuvieron arraigadas en el corazón de la gente gracias a su cultura tradicional transmitida de generación en generación durante miles de años.

Pero el PCCh, obsesionado con imponer el ateísmo ha intentado instaurarlo por la fuerza, rompiendo con las ideas y creencias de los ciudadanos utilizando amenazas, terror y adoctrinamiento para lograr sus objetivos.

El Manifiesto Comunista, uno de los libros fundamentales del PCCh, promueve la destrucción de la familia, la iglesia y el estado-nación. Por lo tanto, eliminar y subvertir las religiones y creencias espirituales es uno de los principales objetivos del comunismo, tal como lo afirma su ideología más fundamental.

Entre las víctimas de la masacre espiritual perpetrada por el régimen comunista chino en su territorio se encuentran los uigures, una minoría étnica predominantemente musulmana ubicada en la región de Xinjiang, en el noroeste de China.

Los grupos de derechos humanos afirman que el régimen retiene a más de tres millones de uigures contra su voluntad en una extensa red de lo que el estado llama “campos de reeducación”, donde, según los informes, son torturados, esclavizados y asesinados.

Desde luego los uigures no son la única minoría espiritual perseguida en China, también están los cristianos, los tibetanos y los practicantes de la disciplina Falun Dafa o Falun Gong entre otros, quienes además denuncian la existencia de un sistema perverso de sustracción forzada de órganos por parte del PCCh y de sufrir el peor genocidio de las últimas décadas.

Justamente los practicantes de la disciplina Falun Dafa son los que abrieron el camino legal en Argentina para llevar adelante la denuncia que hoy están presentando los uigures en el país. 

 

La persecución a Falun Dafa y fallo histórico contra dos los líderes del PCCh en Argentina

Falun Dafa se describe como una disciplina antigua basada en una serie de ejercicios simples y meditación con beneficios comprobados para la salud física y espiritual de las personas. Además, sus enseñanzas se basan en los principios universales de Verdad, Benevolencia y Tolerancia como pilares fundamentales para desarrollar la espiritualidad de quienes practican la disciplina. 

Sus practicantes a menudo mencionan que siguen el camino de XiuLian. Xiu (cultivar), consiste en la superación y elevación personal y espiritual a medida que la persona avanza en la incorporación de las enseñanzas. Mientras que Lian (refinación), se refiere a la práctica de 5 ejercicios y meditación encaminados a la mejora integral del cuerpo.

El PCCh, sin mayores argumentos, en 1999 declaró ilegal la práctica de Falun Gong y lanzó una campaña masiva para erradicar la fe popular de todo el país, encarcelando a millones de personas durante las siguientes décadas. 

Desde entonces, miles de practicantes de Falun Gong han muerto como resultado de torturas y abusos por parte de las fuerzas de seguridad, y el número sigue aumentando hasta el día de hoy. Además, los practicantes de Falun Gong y sus familias han sido objeto de un acoso implacable por parte del aparato estatal.

En diciembre del año 2005 representantes de Falun Dafa en Argentina presentaron una denuncia contra dos ex altos funcionarios del gobierno Chino, Luo Gan y Jiang Zemin. El primero era el jefe de la “Oficina 610”, encargada de la represión y persecución contra los practicantes de la disciplina, y el segundo es el expresidente de China y líder del PCCh y principal responsable de ordenar la prohibición y persecución contra Falun Dafa.

En enero del 2006 el Juez Octavio Aráoz de Lamadrid resolvió abrir la causa y comenzar una profunda investigación que duró casi cuatro años.

El juez comprendió la gravedad de los hechos denunciados y lo trató con la celeridad y responsabilidad que merecían. Tal es así que viajó especialmente a Estados Unidos para escuchar los testimonios de 17 testigos chinos que habían huido de la persecución, además allí recibió importante documentación probatoria que fue utilizada para su resolución. 

El 17 de diciembre de 2009, tras haber recopilado las pruebas suficientes ordenó la captura internacional de los acusados, lo que permitía que cualquier país del mundo los detuviera y los enviase a Argentina para ser indagados y así proseguir con el juicio. 

El fallo sentó un precedente jurídico histórico tanto para la Argentina como para el mundo por la posibilidad de enjuiciar extraterritorialmente a extranjeros acusados de crímenes de lesa humanidad, aplicando el Principio de Jurisdicción Universal.


Presiones del régimen chino

Luego de emitir el fallo el juez Aráoz de Lamadrid renunció a su cargo, y en enero de 2010 durante la feria judicial el juez de feria Canicoba Corral, misteriosamente y a pocas horas de asumir la breve suplencia, canceló la orden de captura intentando tirar a la basura cuatro años de profunda investigación con una simple firma.

Como era de esperar el régimen chino no se quedaría de brazos cruzados. Según informaron fuentes cercanas a la causa, la Embajada China en Argentina había enviado en ese entonces una nota a la Cancillería, a los ministros de la Corte y a diversas autoridades nacionales, exigiendo el “cierre de todas las causas” relacionadas con Falun Gong, amenazando con perjudicar las “relaciones bilaterales”. 

Más tarde la carta fue introducida en el expediente lo que sirvió para que la Cámara de Casación Penal Argentina en abril de 2013 ordenara reabrir la causa, corrigiendo a la instancia previa.

Actualmente en los Tribunales de Argentina la causa sigue abierta y además se sumaron otras cuatro demandas penales asociadas a esta misma causa en las que se denuncian agresiones físicas, apología del crímen e incitación a la violencia colectiva contra practicantes de la disciplina Falun Gong locales por parte de autoridades de la Embajada China en el país. 

El caso de los uigures tiene gran trascendencia internacional, por lo que se espera que la presión por parte del PCCh para que no se avance con la causa en Argentina no será menor. Aunque por el momento los abogados y representantes de derechos humanos se mostraron optimistas por llevar adelante en el país sudamericano la denuncia que, en caso de prosperar, el juez podría inculpar a los acusados, emitir órdenes internacionales de arresto y enviar el caso a juicio.

 

Andrés Vacca –Redacción BLes

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.