Argelia anunció que sólo le aumentará el gas a España, con subas que pueden ir hasta un 50%. Pedro Sánchez analiza nuevos proveedores.

Luego del descubrimiento de nuevos yacimientos petroleros en Argelia, la empresa energética argelina Sonatrach ha advertido este viernes que anticipa “perspectivas prometedoras” para enviar más combustibles a los clientes europeos, pero exceptuó a España, con quien las relaciones diplomáticas han colapsado.

El consejero delegado de Sonatrach, Toufik Hakkar, ha reconocido que los precios del gas y del petróleo “se han disparado“, pero que “Argelia ha decidido mantener unos precios contractuales relativamente correctos para todos sus clientes“. En este grupo no entra España: “No descartamos proceder a un ‘recálculo’ de precios con nuestro cliente español” declaró ante la agencia de noticias argelina APS.

Esta medida es consecuencia directa del reconocimiento del plan de autonomía de Marruecos para el Sáhara Occidental de parte del presidente español Pedro Sánchez, la semana pasada. Históricamente España arbitró las relaciones entre Marruecos y Argelia desde una posición neutral, pero desde el 20 de marzo, decidió brindarle todo su apoyo a la causa marroquí.

La crisis diplomática con el principal proveedor de gas de España coincide con el derecho contractual de la empresa argelina en estas fechas de revisar los precios en el contrato español para el período 2022-2024. Así está establecido en su contrato con Naturgy, la principal empresa gasista española.

Cabe recordar que en noviembre pasado, el presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, ordenó el cierre del gasoducto con España que atraviesa Marruecos, pero aseguró al ministro de Exteriores, José Manuel Albares, que no alteraría con ello el suministro.

La situación empeoró cuando Pedro Sánchez apoyó la absorción del Sáhara Occidental por parte de Marruecos con una carta en la que afirmaba que el proyecto de autonomía que Rabat ofrece para el Sáhara Occidental es la “base más seria, realista y creíble” para solventar el conflicto del territorio en disputa. Inmediatamente después, el Gobierno argelino retiró de España a su embajador, Said Moussi.

Hace décadas, Argelia apoya al grupo independentista Frente Polisario, que reclama el establecimiento de una República Árabe Democrática Saharaui en un territorio que está internacionalmente reconocido como parte de Marruecos.

Siempre España apoyó a ambos países, dado que mantuvo enorme influencia en la región cuando Marruecos era colonia española, pero finalmente decidió por decantarse por un lado.

Lo preocupante es que España compra el 40% de su gas a Argelia y ante la critica situación de Rusia, es inentendible la medida de Sánchez de perjudicar al país en plena crisis energética

No obstante, cuenta con seis plantas regasificadoras en sus puertos, de la veintena que hay en Europa. Le siguen de lejos Francia, con cuatro, e Italia, con tres. Esa ventaja le otorga cierto margen de maniobra ya que puede pedir barcos de gas a otros países productores, sin embargo, con esto asegura aumentos en los costos que los bolsillos de los Españoles no pueden afrontar.

Fuente: derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.