Un tribunal saudí emitió el lunes sentencia firme sobre los ocho acusados de asesinar en 2018, al columnista del Washington Post Jamal Khashoggi, según informó la televisión estatal de Arabia Saudita.

Redacción BLes– Acorde a lo reportado por Washington Examiner, los ocho acusados ​​de matar al periodista disidente, Jamal Khashogg, fueron declarados culpables y deberán enfrentar diferentes sentencias de prisión, aunque ninguno de los hombres deberá enfrentar la pena de muerte o cadena perpetua como se creía que podía suceder.

Los nombres de los condenados no se hicieron públicos, pero según trascendió, el Tribunal Penal de Riad declaró culpables a ocho ciudadanos saudíes, de los cuales cinco recibieron sentencia de veinte años de prisión, otro recibió una sentencia de diez años y los dos restantes recibieron siete años de prisión cada uno.

El juicio fue criticado por algunos sectores defensores de los derechos humanos y un investigador independiente de la ONU, quienes cuestionaron una real independencia por parte del tribunal que ejecutó la sentencia. 

Además señalaron que ningún funcionario de alto rango ni ninguno de los sospechosos de haber ordenado el asesinato fue declarado culpable. Según acusan los defensores del periodista, las autoridades del gobierno de Arabia Saudita están involucradas en el asesinato. 

Antes de morir, Jamal Khashoggi escribió críticas al príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, en sus columnas para el Washington Post, y desde 2017 se encontraba exiliado en Estados Unidos. 

Asesinato de Jamal Khashoggi

Khashoggi fue asesinado a finales de 2018 dentro del consulado saudí en Turquía, donde el periodista asistió para adquirir cierta documentación que precisaba para su futuro casamiento. Su prometida lo acompañó y lo aguardó afuera del consulado, pero nunca salió. 

Según lo que trascendió, Khashoggi fue asesinado por un grupo de ciudadanos saudíes dentro del consulado y luego retiraron su cuerpo desmembrado. Por su lado, el gobierno de Arabia Saudita, negó todas las acusaciones que lo relacionaban con el asesinato con agentes enviados por ellos.

Paralelamente, según informó BBC, las autoridades turcas tuvieron en su poder, desde el inicio, las pruebas de audio y video del asesinato, aunque no se hicieron públicas. Los medios turcos con vínculos estrechos con el gobierno, publicaron detalles escalofriantes sobre el presunto audio, detallando gritos y asegurando que la voz del cónsul, Mohammed al-Otaibi, se podía escuchar en la grabación reclamando que no hicieran eso dentro de sus instalaciones porque lo pondrían en problemas. 

El presidente Trump siguió de cerca los hechos y ofreció la colaboración de Estados Unidos, poniendose a disposición durante todo el proceso de investigación del asesinato del periodista.

A los pocos días del crimen, según reportó Fox News, un comunicado firmado por la secretaria de la Casa Blanca, Sarah Sanders, decía:

“Estados Unidos reconoce el anuncio del Reino de Arabia Saudita de que su investigación sobre el destino de Jamal Khashoggi está progresando, y que ha tomado medidas contra los sospechosos que ha identificado hasta ahora (…) Continuaremos siguiendo de cerca las investigaciones internacionales sobre este trágico incidente y abogando por una justicia que sea oportuna, transparente y de acuerdo con todo el debido proceso. Nos entristece escuchar la confirmación de la muerte del Sr. Khashoggi y ofrecemos nuestro más sentido pésame a su familia, prometida y amigos”.

Andrés Vacca – BLes.com