Redacción BLes – Angola tiene ante sí el reto de reformar su economía, impulsada por el petróleo, lejos de la influencia del régimen chino.

Tras años de lucha económica, el Presidente de Angola, João Lourenço, anunció que iba a liberar al país de la dependencia de su mayor prestamista, el´régimen chino.

Sin embargo, Angola tendrá que seguir dependiendo del régimen chino para ejecutar el plan durante la transición, sugirió la Dra. Ana Cristina Alves, profesora adjunta de la Universidad Tecnológica de Nanyang, en Singapur, según el South China Morning Post.

Durante las dos últimas décadas, el régimen chino ha sido el mayor financista de Angola para reconstruirse desde el final de los 27 años de guerra civil en 2002. Pero, al igual que muchas otras naciones africanas, Angola devuelve sus préstamos a través de los envíos de petróleo, determinados por la evolución del precio del crudo.

El sistema de préstamos respaldados por el petróleo ha atado fuertemente el crecimiento económico de la nación bajo su mayor prestamista. Sin embargo, Angola suele quedarse con poco crudo para ofrecer en los mercados mundiales debido a las obligaciones de pago de los préstamos.

Como dijo el Dr. Alves, en la actualidad, Angola no tiene ningún otro cliente importante aparte del régimen chino. India, su segundo cliente en la lista, sólo importa el 5% del petróleo total disponible de Angola.

Los inversores occidentales están disuadidos debido a la tendencia a la baja de los precios del petróleo desde 2014, además del impacto del COVID-19, según el Financial Times (FT). Angola también tiene un pésimo perfil de corrupción.

Aunque esa situación podría necesitar tiempo para cambiar, el Dr. Alves dijo que “el interés del régimen chino en la economía angoleña continuará, aunque con un alcance más moderado.”

No obstante, la recesión de años sigue obligando a Angola a pedir más préstamos al régimen chino. FT señaló que se espera que el país africano negocie 4.400 millones de dólares más de su principal prestamista este año.

“Por tanto, Angola no sólo depende en gran medida del Partido Comunista Chino (PCCh) para la financiación del desarrollo, sino que toda su economía depende de la estabilidad de los términos actuales de la relación”, dijo el profesor adjunto.

Sin embargo, como observó el profesor asociado de la Universidad de Wroclaw y cofundador del Centro Polaco de Estudios Africanos, Dominik Kopiński, Angola está decidida a abandonar el enfoque de préstamo de petróleo, que ya ha demostrado su fracaso. Eso significaría apelar a la ayuda exterior de otros y no del PCCh.

“También hay claros indicios de que Angola seguirá diversificando sus socios internacionales para evitar poner todos los huevos en la misma cesta”, dijo Kopiński. Pero, añadió, “desde la lucha por la independencia, la diversificación siempre ha sido el pan de cada día en los cálculos de Luanda [capital de Angola].”

El Presidente de Angola, Lourenço, ya ha solicitado al Fondo Monetario Internacional recursos para financiar sus reformas económicas. También ha introducido una serie de otras medidas para enmendar la oscura historia de corrupción y mala gestión de su nación.

Laura Enrione – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.