Redacción BLes – Amnistía Internacional dice que la persecución que sufre en Hong Kong por la ley de seguridad impuesta por el régimen chino a la isla, la obliga a tomar la decisión de cerrar sus oficinas después de casi 40 años de presencia en la ciudad.

Acorde a lo que informó South China Morning Post (SCMP), Amnistía con su cierre se estaría convirtiendo en la última organización no gubernamental en cesar sus operaciones en Hong Kong, por “las graves represalias” que enfrenta la disidencia allí. 

La organización de derechos humanos que se instaló en la isla de Hong Kong en 1990, anunció el cierre de su oficina local para el 31 de octubre, mientras que la que se ocupa de los asuntos regionales cerraría a finales de año, y estas últimas operaciones serían absorbidas por otras sedes de la organización en Asia-Pacífic.

El presidente de la junta de Amnistía Internacional, Anjhula Mya Singh Bais, dijo en un comunicado: 

“Esta decisión, tomada con pesar, ha sido impulsada por la ley de seguridad nacional de Hong Kong, que ha hecho que sea efectivamente imposible para las organizaciones de derechos humanos en Hong Kong trabajar libremente y sin temor a represalias graves por parte del gobierno”.

Y añadió que “los recientes ataques contra grupos locales de derechos humanos y sindicatos indican una intensificación de la campaña de las autoridades para librar a la ciudad de todas las voces disidentes”.

Pero para el legislador Holden Chow Ho-ding, vicepresidente del partido pro-Beijing más grande de Hong Kong, [la Alianza Democrática pro-establecimiento para el mejoramiento y el progreso de Hong Kong], la organización está mintiendo en sus argumentos de que no puede trabajar por miedo a represalias, declarando que estaba “profundamente decepcionado” por su declaración.

“Es indignante que cualquier organización difame la ley de seguridad nacional cerrando innecesariamente sus sucursales aquí”, dijo Chow.

Desde que el Partido Comunista chino (PCCh) impuso la ley de seguridad nacional en la isla, que rige desde el 30 de junio de 2020 y que estableció una fuerza de seguridad que actúa bajo las órdenes del PCCh, todo aquel que se manifieste en defensa de la democracia y en contra del comunismo, son penalizados con duras sentencias por delitos punibles que van desde: secesión, sedición, subversión, colusión con fuerzas extranjeras y terrorismo ampliamente definidos.

Bajo estas figuras penales, decenas de activistas prodemocráticos incluidos ex legisladores de la oposición, han sido arrestados por participar en asambleas no autorizadas. Además la mayoría de las organizaciones políticas y sindicatos dejaron sus actividades debido a la persecución. 

Uno de los hechos recientes que tuvo relevancia mundial, fue el arresto en septiembre de los miembros de la organización prodemocrática que están a cargo del memorial anual de la masacre de Tiananmen de Beijing de 1989, que se llevaba a cabo todos los años en un parque de la ciudad de Hong Kong llamado Victoria Park.

Tras el anuncio del lunes, Agnes Callamard, secretaria general del grupo de derechos humanos, calificó la decisión de “devastadora”, luego de que en abril le había dicho a SCMP, “Se avecinan días difíciles para los derechos humanos en Hong Kong”, y no descartó la que la organización abandonara la isla por completo. 

Entre tanto, para Mark Daly, abogado de derechos humanos, la decisión de Amnistía de irse de la isla “dice mucho sobre la espiral descendente de Hong Kong con respecto al estado de derecho” que se vive allí. 

Vanesa Catanzaro – BLes 

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.