Redacción BLesEl pasado lunes, la fábrica más grande de microchips de Gran Bretaña quedó en manos de una empresa china, generando preocupación a nivel mundial debido al creciente control que está ejerciendo el régimen comunista chino sobre este mercado que lo encuentra en un momento de escasez de chips, según informó The Telegraph.

La fábrica en cuestión es Newport Wafer Fab de Gales del Sur y quedó bajo el control de la fábrica holandesa de semiconductores, Nexperia, que a su vez está controlada por la empresa china de electrónica, Wingtech.

Cabe señalar que Nexperia hizo uso de una cláusula contractual para apoderarse de la fábrica galesa, ya que en 2019 habían hecho un acuerdo por el que la fábrica holandesa apoyaba a Newport Wafer Fab a cambio de ponerla como garantía.

La firma británica no pudo cumplir con el acuerdo de fabricación estipulado, ya que  se vio muy afectada por la pandemia del coronavirus y la escasez mundial de chips por lo que la firma holandesa arregló saldar la deuda de 65 millones de libras a cambio de quedarse con  Newport Wafer Fab.

Antes de llegar a esta situación, Newport Wafer Fab, intentó evitar la venta pidiéndole ayuda e intervención al gobierno de Reino Unido, pero a pesar de su preocupación por la seguridad nacional, no salió en su ayuda por lo que ahora la fábrica está en manos de luna firma china bajo el control del régimen comunista.

Este tipo de maniobras no son nuevas para el Partido Comunista Chino, es habitual en ellos aprovecharse y hacer acuerdos con países pobres y necesitados en los que les prestan dinero a tasas altísimas para infraestructura y otros proyectos y cuando estos no pueden cumplir, confiscan sus activos.

Le recomendamos: Robert Kennedy Jr. ADVIRTIÓ sobre la agenda de las Big Pharma para esclavizar a la humanidad

Ad will display in 09 seconds

La inacción del gobierno británico ante esta situación, sembró muchas dudas. Muchos se preguntan por qué no usó la Ley de Seguridad Nacional e Inversión para evitar que la empresa quede en manos del régimen chino, ya que los semiconductores y microchips son áreas de riesgo para evitar el dominio chino en materia de tecnología.

Según dijo el presidente de Hong Kong Watch, Benedict Rogers a Breitbart London, el caso de Newport Wafer Fab muestra la ingenuidad en las relaciones con el régimen chino y el fracaso en preservar las industrias críticas.

También dijo que la Ley de Seguridad Nacional e Inversión fue hecha para este tipo de adquisiciones en las cuales se pone en riesgo la seguridad nacional.

Según Tom Tugendhat, que se desempeña en el gobierno británico como  jefe del Grupo de Investigación de China y presidente del Comité Selecto de Asuntos Exteriores, muchos de los países aliados mostraron preocupación por lo sucedido con la firma galesa y pidió al gobierno que dé explicaciones por hacer la vista gorda ante esta situación y más viendo el historial que tiene el régimen chino en estas cuestiones.

El mes pasado, Tugendhat, envió una carta al secretario de Negocios Kwasi Kwarteng, advirtiendo que debido a la escasez de semiconductores en el mercado mundial, debían proteger los recursos de fabricación locales.

La respuesta del ministro fue que analizaron a fondo la adquisición de la empresa china y no representa una amenaza para la seguridad nacional.

Cabe señalar que el acuerdo fue elogiado por un portavoz del gobierno de Gales, debido a que se salvaron 400 puestos de trabajo y el gobierno local recuperó el préstamo y con intereses. Al referirse al problema de propiedad china dijo que ese es un asunto del gobierno de Reino Unido.

Pareciera que los gobiernos no tomaron conciencia sobre el verdadero peligro que representa el Partido Comunista Chino para occidente y el resto del mundo. Simplemente revisando sus sangrientos 100 años de historia, bastaría para intentar frenar inmediatamente su avance.

Sebastián Arcusin – BLes.com