Redacción BLesDaily Mail reportó este 18 de enero que varios estados alemanes planean utilizar centros de detención y hospitales vigilados por policías para detener a aquellas personas que violen las medidas de cuarentena por el virus PCCh (Partido Comunista Chino).

Al menos tres estados alemanes anunciaron medidas similares contra las personas que no cumplan estrictamente con las “reglas” de la emergencia sanitaria.

El estado de Sajonia confirmó que planea utilizar los campos de refugiados cercados para detener a las personas que violen las reglas. Baden-Württemberg usará dos pabellones de dos hospitales que estarán vigilados por la policía para el mismo propósito.

Por otro lado, el estado de Schleswig-Holstein confirmó que destinará un área de un centro de detención juvenil para detener a las personas. Brandeburgo también utilizará centros de detención con el mismo fin.

Los expertos jurídicos dijeron al periódico Die Welt que los gobiernos de los estados tienen poderes para detener a las personas que violan las normas de cuarentena en virtud de la Ley de Protección de Enfermedades, aprobada por el Parlamento alemán en marzo de 2020 y renovada en noviembre.

Al mismo tiempo, el gobierno alemán propuso hacer obligatoria la vacunación en el país despertando duras críticas de la oposición.

La diputada Joana Cotar acusó al gobierno de Sajonia de “leer demasiado a Orwell”, refiriéndose a la novela 1984 de George Orwell donde el autor describe un estado que penetra todos los aspectos de la vida de las personas con un gran sistema de vigilancia.

Le recomendamos:

 

Luego de que una mutación del virus PCCh fuera hallada en el Reino Unido a fines de noviembre del 2020, las autoridades de países vecinos iniciaron una serie de estrictas medidas ante la posibilidad del contagio.

Sin embargo, diversos estudios y casos concretos demostraron que las cuarentenas o los encierros no han sido efectivos a la hora de disminuir los contagios.

Por ejemplo, la Universidad de Standford, California, publicó un estudio el pasado 5 de enero, argumentando que los países que aplicaron políticas estrictas de encierro -versus aquellos que tomaron medidas más livianas-, no contribuyeron sustancialmente a reducir la curva de contagios.

En cuanto a casos concretos, la ciudad de Nueva York fue una de las ciudades estadounidenses que aplicó las restricciones más estrictas pero que de igual modo tuvo una de las cifras más altas de muertes por virus PCCh.

Por otro lado, en varias ciudades de la provincia de Lombardía, Italia que fueron las primeras de Europa en registrar un alto número de muertes por el virus chino, han logrado la inmunidad en masa o inmunidad de rebaño sin recurrir a las medidas de cuarentena ni vacunas.

Al contrario, otras partes de Italia como Milán que sí continuaron encerrando a la gente, no han visto cambios positivos en la inmunidad de la gente y están actualmente experimentando la así llamada segunda ola.

Álvaro Colombres Garmendia – BLes.com