Redacción BLes– Alemania, Francia y el Reino Unido rechazaron por ilegales las pretensiones del partido Comunista de China (PCCh) sobre las grandes extensiones del  Mar del Sur de China de acuerdo con un documento enviado.

En su declaración sin precedentes, estos tres países se unieron a la decisión ya tomada por Estados Unidos, Australia, Indonesia, Vietnam, Filipinas, y Malasia en su desaprobación de las ambiciones extraterritoriales del PCCh, según South East Asia News del 18 de septiembre. 

‘Los derechos históricos’ sobre las aguas del Mar de China Meridional [que pretende el PCCh] no se ajustan al derecho internacional”, acordaron los tres países y agregaron que: “recuerdan que el laudo arbitral en el caso Filipinas c. China, del 12 de julio de 2016, confirma claramente este punto”, según su documento. 

Asimismo, en el documento los países firmantes enfatizan en el derecho a mantener la libertad que se ejerce en alta mar, incluyendo a la navegación y al sobrevuelo por esa área, que especifica la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, válida también en el Mar de China Meridional.

“El Himalaya y el estrecho de Malaca puede parecer muy lejano. Pero nuestra prosperidad y nuestra influencia geopolítica en las próximas décadas dependerán, entre otras cosas, de la forma en que colaboremos con los países de la región indopacífica”, señaló el Ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas, para la prensa el 2 de septiembre.

El PCCh realiza actividades unilaterales en el área marítima de la región desde hace varios años, generando las reclamaciones de varios países que ven amenazadas sus respectivas soberanías.

Además de crear islas artificiales en el Mar de China Meridional mediante obras de ingeniería, el PCCh asume que estas le otorgan derechos marítimos como los que se derivan de las zonas económicas exclusivas, en virtud de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar.

Asimismo, el PCCh argumenta que sus derechos marítimos son mucho más extensos que los reconocidos anteriormente. En este caso toma como referencia la agrupación de rocas e islotes coralinos diminutos llamados Paracelsos.

Estos pretendidos derechos territoriales también son rechazados por los tres países europeos en su declaración sobre el PCCh.

Numerosas reclamaciones se han dirigido hacia el PCCh, por sus agresivas políticas internacionales, que resultan perturbadoras. 

En otro pronunciamiento inusual en el gobierno alemán, Maas dijo a principio del mes: “Las amenazas no encajan aquí’, dirigiéndose al  ministro de Asuntos Exteriores del PCCh, Wang Yi, quien amenazó al legislador checo Miloš Vystrčil.

Wang Yi dijo que se “pagaría un alto precio” por la visita de Vystrčil a Taiwán, a lo que Maas también agregó que la UE espera respeto.

Jose Hermosa – BLes.com