PALU, Indonesia (AP) — Un tsunami arrasó con edificios y mató a cientos de personas en la isla de Célebes, Indonesia, dejando víctimas tendidas a lo largo de un sendero de destrucción al que los rescatistas batallaban el sábado por acceder debido al daño en los caminos y los sistemas de comunicación.

El portavoz de la agencia de desastres Sutopo Purwo Nugroho dijo que tan solo en la ciudad de Palu han muerto 384 personas.

Las ciudades cercanas de Donggala y Mamuju también fueron devastadas por el tsunami de 3 metros (10 pies), pero estas localidades aún no reciben ayuda debido a los daños en las rutas de acceso y las telecomunicaciones.

Nugroho dijo que aún se desconoce el paradero de entre “decenas y cientos” de personas que participaban en un festival en una playa de Palu cuando se suscitó el tsunami, que se desencadenó el viernes por un sismo de magnitud 7,5.

Palu, la capital provincial con una población de más de 380.000 personas, estaba salpicada de escombros de inmuebles que colapsaron. El agua de mar se adentró y dejó parcialmente sumergida una mezquita que ya había resultado dañada por el sismo. Un centro comercial quedó reducido a escombros. Y un puente quedó derrumbado. Los cadáveres quedaron cubiertos parcialmente con mantas y un hombre cargaba a un niño muerto entre los escombros.

Los restos de una mezquita gravemente dañada por un terremoto y tsunami en Palu en Célebes, Indonesia, el sábado 29 de septiembre de 2018. (AP Foto/Rifki)
Los restos de una mezquita gravemente dañada por un terremoto y tsunami en Palu en Célebes, Indonesia, el sábado 29 de septiembre de 2018. (AP Foto/Rifki)

La ciudad está construida alrededor de una estrecha bahía que al parecer amplificó la fuerza de las aguas del tsunami al adentrarse por la ensenada.

La televisión indonesia mostró un video tomado con un teléfono de cuando una poderosa ola golpea Palu, y se ven personas gritando y corriendo atemorizadas. El agua golpea diversos inmuebles, incluida la mezquita.

Cientos de personas resultaron heridas y los hospitales, que también sostuvieron daños durante el sismo, registran sobrecupo.

Establecer comunicación con la zona resulta difícil porque no hay electricidad ni enlace de telecomunicaciones, lo que obstruye las labores de búsqueda y rescate.

“Esperamos que haya más satélites internacionales cruzando por Indonesia y que capten imágenes que nos puedan distribuir para utilizarlas en la preparación de ayuda humanitaria”, dijo Nugroho.

Twitter @Sutopo_PN
Twitter @Sutopo_PN

La agencia de desastres dijo que las aeronaves de emergencia pueden aterrizar en el aeropuerto de Palu, aunque AirNav, que supervisa la navegación aérea, dijo que la pista y la torre de control están dañadas.

AirNav informó que un controlador de tráfico aéreo, de 21 años de edad, falleció en el sismo después de permanecer en la torre para asegurarse de que un vuelo que recién había autorizado para despegar, se elevara sin problemas, tal como sucedió.

Más de la mitad de los 560 presos en una cárcel de Palu escaparon después de que los muros de la prisión colapsaron a causa del sismo del viernes, dijo el alcalde de la prisión, Adhi Yan Ricoh.

El presidente de Indonesia dijo la noche del viernes que ya giró órdenes al ministerio de Seguridad para coordinar la respuesta gubernamental ante el sismo y el tsunami en Célebes.

Joko “Jokowi” Widodo dijo a la prensa dijo también que llamó al jefe del ejército para que ayude en las labores de búsqueda y rescate.

El portavoz de Naciones Unidas Stephane Dujarric dijo que funcionarios de la ONU están en contacto con las autoridades de Indonesia y “listos para proporcionar la ayuda requerida”.

Imagen Twitter @Sutopo_PN
Imagen Twitter @Sutopo_PN

Indonesia es propensa a los terremotos debido a su ubicación en el “Anillo de Fuego”, un arco de volcanes y fallas sísmicas en la Cuenca del Pacífico.

En diciembre de 2004, un enorme terremoto de magnitud 9,1 frente a Sumatra, al oeste de Indonesia, desencadenó un tsunami que cobró la vida de 230.000 personas en una docena de países.

Categorías: Mundo

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.