Redacción BLes– La Alta Comisionada de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, comprobó el martes 24 de agosto que los talibanes estaban cometiendo crímenes contra los afganos, lo que contradice sus proclamas de paz.

En su intervención ante el Consejo de Derechos Humanos, Bachelet dijo que había recibido “informes creíbles” de que los talibanes no estaban cumpliendo con su presentación pública de que buscaban la paz, que no había venganza y que los derechos humanos debían ser respetados.

Denunció que se estaba asesinando a las fuerzas de seguridad y a los ciudadanos afganos que se habían rendido, y que la violencia contra las mujeres seguía sin duda presente. Los niños, por su parte, estaban siendo reclutados.

Según Reuters, Bachelet no dio más detalles sobre las ejecuciones, pero animó al foro de Ginebra a establecer un marco para vigilar de cerca la actividad de los talibanes.

El grupo militante era notorio por su trato medieval a las mujeres y niñas. Se las sometía fácilmente a palizas y a la muerte por lapidación si se las encontraba rompiendo los duros confinamientos, según reveló un informe de 2001 del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Pero Bachelet dijo que las diversas minorías étnicas y religiosas de Afganistán también eran vulnerables a la violencia y la represión, citando las denuncias de muertes y ataques en los últimos meses.

Nasir Ahmad Andisha, un alto embajador afgano de la administración derrocada, pidió que los talibanes rindan cuentas de sus actividades, y describió la situación como “incierta y nefasta”.

Le recomendamos: El miedo es la estrategia del demonio: valiente discurso de un sacerdote sobre el manejo de la pandemia

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Desde la rápida y sin precedentes toma de Afganistán por parte de los talibanes, los ciudadanos estaban desesperados por huir del país y de su reino. El caos imperante sólo podría aumentar, ya que el plazo para la evacuación de extranjeros se acerca con pocas esperanzas de que se amplíe.

Después de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijera que estaba considerando negociar un nuevo plazo de evacuación, un portavoz talibán advirtió rápidamente que habría “consecuencias” si las fuerzas extranjeras no se retiraban antes de la fecha límite del 31 de agosto.

El portavoz también fue categórico al decir que los informes sobre la violencia del grupo militante eran “noticias falsas”.

“Puedo asegurar que hay muchos informes de nuestros oponentes que afirman lo que no está basado en realidades”, dijo un portavoz talibán a Sky News.

En los últimos días, las actualizaciones de las redes sociales, que incluían imágenes del país, han afirmado que los combatientes talibanes estaban yendo de puerta en puerta, matando a afganos, confiscando propiedades y buscando represalias.

El martes, la CNN informó de las cartas que los talibanes enviaron al hermano de un traductor afgano que ayudó a las tropas estadounidenses en el sentido de que iba a ser ejecutado, confirmando que el grupo estaba efectivamente amenazando a los afganos con sentencias de muerte.

Según las cartas, primero se ordenaba al hombre que se presentara a las audiencias; luego otra reconocía que el hombre no había acudido a la citación, y el tercer mensaje era una sentencia de muerte.

“Estas decisiones judiciales son definitivas y no tendrás derecho a objetar”, dice la tercera carta. “Has elegido este camino para ti y tu muerte es inminente [sic], si Dios quiere”.

Según Reuters, tras las declaraciones de la responsable de derechos humanos de la ONU, el Consejo de Derechos Humanos dijo que estudiaría un proyecto de resolución. Sin embargo, no emitió ninguna misión internacional de investigación de los talibanes.

Bachelet, por su parte, recibió la orden de presentar un informe antes de marzo de 2022. Y el Consejo envió un mensaje que ignoró apuntar directamente al grupo militante, llamando a todas las partes a respetar la ley de derechos humanos, en particular “la participación plena y significativa de las mujeres” y las minorías.

“Lo mínimo que puede hacer la sesión especial es ilustrar con hechos a los afganos que no mirarán hacia otro lado”, dijo al consejo el presidente de la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán, Shaharzad Akbar.

“Por favor, asegúrense de que esta sesión tenga un resultado creíble y sólido”, señaló Akbar, pidiendo a la comisión que no se refiera al proyecto de resolución como una “parodia”.

Laura Enrione – BLes.com