Redacción BLes

El Directorio Nacional de Seguridad de Afganistán (NDS, por la sigla en inglés) informó que había dado de baja a Abu Muhsen Almisry, quien era el comandante número dos del grupo terrorista Al Qaeda.  

Muhsin al-Masri fue acusado de conspiración para asesinar a ciudadanos estadounidenses y de financiar a una organización terrorista extranjera, por lo que figuraba en la lista de los más buscados por el FBI, de acuerdo con SKY News del 24 de octubre. 

La NDS amplió la información al decir que el jefe terrorista fue abatido en una operación especial en la provincia de Ghazni, en el este de Afganistán, y que era el líder supremo de Al Qaeda en el subcontinente indio.

“Como resultado de la operación de la unidad de fuerzas especiales de la NDS en la provincia de Ghazni, un miembro clave de Al-Qaeda para el subcontratista indio, Abu Muhsen Almisry, fue asesinado”, informó la NDS a través de un tuit. 

El FBI señaló que también usaba el seudónimo Husam Abd-al-Ra’uf y que era ciudadano egipcio.

Anteriormente, el 6 de febrero, Washington anunció haber “eliminado” en Yemen -durante una operación de contraterrorismo- a Qasem Al Rimi, jefe del grupo yihadista Al Qaeda.

“Por orden del presidente Donald J. Trump, los Estados Unidos llevaron a cabo una operación de contraterrorismo en Yemen que eliminó exitosamente a Qasem al Rimi, un fundador y el jefe del grupo Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA)”, dijo la Casa Blanca en un comunicado.

Después de asestar el demoledor golpe al grupo terrorista, el presidente Trump anunció que retiraba las tropas estadounidenses estacionadas en el país. 

Previamente, la administración Trump había gestionado las conversaciones de paz entre Al-Qaeda y el gobierno afgano, que no ha llegado a un acuerdo definitivo todavía.

Por otro lado, una investigación del Foro de Oriente Medio denunció que el gobierno del expresidente estadounidense Barack Obama había financiado a Al-Qaeda con al menos 200.000 dólares, tomados del dinero de los contribuyentes.

El dinero fue entregado a un afiliado de Al-Qaeda en Sudán, a pesar de que una década antes el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos calificara al grupo como financiador del terrorismo. 

El grupo terrorista Al-Qaeda se hizo conocido por su ataque del 11-S, cuando derrumbó las torres de World Trade Center, quitando la vida a más de 3.000 personas. 

Jose Hermosa – BLes.com