Redacción BLes– El Hindustan Times reportó este 25 de diciembre pasado que 10 espías chinos que formaban parte de una célula terrorista fueron arrestados en Kabul, Afganistán. Los espías del PCCh tenían como objetivo llevar a cabo ataques en nombre de un ex grupo terroristas islámicos que buscaba independizar la región de Xinjiang para que Beijing pueda así continuar justificando su represión contra los uigures.

La Dirección Nacional de Seguridad (DNS) de Afganistán arrestó a un individuo llamado Li Yangyang en su casa en Kabul, que sería el líder de los espías chinos operando en el país.

La DNS incautó armas, municiones y polvo de ketamina de su residencia cuando se realizó la primera ronda de redadas el 10 de diciembre.

Según la información provista por los oficiales que interrogaron a Li, este había estado reuniendo información sobre Al Qaeda, los talibanes y los uigures en las provincias de Kunar y Badakhshan. Sha Hung una mujer china dueña de un restaurante en el Shipur de Kabul fue la segunda persona en ser arrestada.

Sha Hung estaba en posesión de material explosivo y otros ítems que la dejaron comprometida.

Los investigadores dijeron que tanto Li como Sha estaban en contacto con la Red de Haqqani, un grupo terrorista y criminal aliado de los talibanes presuntamente para recibir entrenamiento e información para llevar a cabo ataques terroristas.

Le recomendamos:

La inteligencia afgana reveló que los espías chinos estaban estableciendo un falso módulo del Movimiento Islámico de Turkestán Oriental (ETIM) para llevar a cabo los ataques bajo su nombre.

El objetivo de los ataques terorristas del ETIM era establecer la región de Xinjiang como la “Turkestán Oriental” y es por eso que el PCCh ha estado usando la excusa del “terrorismo” para su campaña genocida contra los uigures en Xinjiang.

Sin embargo, su líder fue asesinado en 2003 por las fuerzas de seguridad de Pakistán y la organización desapareció posteriormente. Por eso el Departamento de Estado de EE. UU. quitó de la lista de organizaciones terroristas al ETIM y eliminó la excusa del régimen chino para seguir matando a los uigures.

Según el Hindustan Times, Beijing envió funcionarios a Afganistán para pedir que desechen el caso y no le den mayor trascendencia.

Con Trump liderando el camino, el régimen chino ha sentido la presión de la comunidad internacional en estos últimos cuatro años como nunca antes.

El 17 de diciembre pasado, mientras los líderes europeos negocian un nuevo acuerdo comercial con Beijing, el Parlamento Europeo también instó, mediante una resolución al régimen chino a terminar con su genocidio étnico en la provincia de Xinjiang.

Las noticias de Afganistán ponen en evidencia ante el mundo entero, una vez más, que el Partido Comunista Chino no va a parar ante nada para lograr sus objetivos, incluso cuando estos son exterminar un grupo de personas inocentes.

Álvaro Colombres Garmendia – BLes.com