PARÍS — Luego de que el gobierno aprobara una ley que prohíbe el uso de telefonía celular a los niños en Francia, volverán este lunes a clases tras las vacaciones de verano, pero deberán hacerlo sin sus teléfonos celulares.

La prohibición aplica para las escuelas primarias y secundarias durante todo el día, incluyendo descansos — salvo en casos de emergencia o con alumnos discapacitados.

A los estudiantes se les solicita que apaguen sus teléfonos o los dejen dentro de un casillero.

Las escuelas preparatorias también pueden implementar la medida de manera voluntaria. El ministro de Educación Jean-Michel Blanquer dijo que el propósito es ayudar a los alumnos a concentrarse en sus lecciones, una mejor socialización y reducir el uso de redes sociales. La medida también tiene como fin combatir el bullying por internet y evitar los robos y la violencia al interior de las escuelas.

El Gobierno pretende incentivar la interacción personal entre los alumnos de las escuelas francesas

El Gobierno pretende incentivar la interacción personal entre los alumnos de las escuelas francesas

De acuerdo a esta ley, los maestros podrán confiscar los teléfonos durante todo el día en caso de que se desobedezca la orden.

El ministro argumentó que pretendía lanzar un mensaje de “salud pública” a las familias: “En estos días los niños ya no juegan en el recreo, están frente a sus teléfonos inteligentes y desde un punto de vista educativo eso es un problema”.

“Junto a directores, maestros y padres, debemos encontrar una manera de proteger a los alumnos de la pérdida de concentración a través de pantallas y teléfonos”, concluyó.

El Gobierno pretende incentivar la interacción personal entre los alumnos de las escuelas francesas
El Gobierno pretende incentivar la interacción personal entre los alumnos de las escuelas francesas

Con información de AP

Categorías: Mundo