Redacción BLesEstados Unidos y otros 13 países han firmado una declaración conjunta expresando sus preocupaciones por el polémico estudio llevado a cabo por la Organización Mundial de la Salud (OMS) destinado a descubrir el orígen del virus PCCh en China, lamentado el comienzo tardío de la investigación y la falta de acceso que tuvieron los expertos a información clave en su viaje a Wuhan, el epicentro del virus.

El estudio de la OMS, escrito conjuntamente por un equipo de científicos chinos e internacionales, declaró que la posibilidad de transmisión del virus de murciélagos a humanos a través de un animal intermediario era la fuente “más probable” del virus PCCh. También  descartó la teoría de que el virus se filtró de un laboratorio como “extremadamente improbable”.

Sin embargo, los resultados de la investigación son fuertemente cuestionados por la comunidad internacional, científicos y gobernantes. Quienes denuncian que la complicidad entre la OMS y el régimen comunista chino, habría llevado a la organización a encubrir el origen del virus para no perjudicar los intereses de China.

En este sentido, 14 países presentaron el 30 de marzo una declaración conjunta, a través de la cual manifestaron su preocupación debido a que el estudio de expertos internacionales sobre los orígenes del “virus SARS-CoV-2 se retrasó significativamente y no tuvo acceso a datos y muestras originales y completas”.

Los países firmantes son: Australia, Canadá, República Checa, Dinamarca, Estonia, Israel, Japón, Letonia, Lituania, Noruega, Corea del Sur, Eslovenia, Reino Unido y Estados Unidos.

“Misiones científicas como estas deberían poder hacer su trabajo en condiciones que produzcan recomendaciones y hallazgos independientes y objetivos”, advirtieron en la declaración.

Y teniendo en cuenta futuras investigaciones los gobiernos firmantes señalaron: “Compartimos estas preocupaciones no solo para el beneficio de aprender todo lo que podamos sobre los orígenes de esta pandemia, sino también para abrir un camino hacia un proceso oportuno, transparente y basado en evidencia para la próxima fase de este estudio, así como para el próximas crisis de salud”.

Le recomendamos:

Habiendo pasado más de un año del inicio del brote del virus PCCh, la OMS ingresó oficialmente a China para investigar el origen del virus. El equipo de 10 miembros de la OMS se encontró con muchos obstáculos a su llegada a China.

A dos miembros también se les negó la entrada debido a problemas de visa. Dominic Dwyer, un microbiólogo de la Universidad de Sydney y el único miembro australiano en el equipo, también reveló que la solicitud del equipo de ver los datos sin procesar de los pacientes en casi 200 casos solo se cumplió con un resumen de sus homólogos chinos.

Las dudas sobre la veracidad de sus informes abundan, ahora revelaron además, que uno de los investigadores de la OMS, el reconocido Dr. Peter Daszak, quien formó parte de la comitiva que ingresó a China para investigar el origen del virus y analizar la posibilidad que el mismo haya sido creado en el Instituto de Virología de Wuhan, ha trabajado para ese instituto durante más de 20 años, comprobando un bochornoso conflicto de intereses.

El viernes 15 de enero, el Departamento de Estado de EE. UU. dio a conocer evidencia de que los investigadores del Instituto de Virología de Wuhan se habían enfermado con síntomas similares a los del virus PCCh semanas antes de que se reportara el primer brote. Sin embargo esta información pareciera no haber sido considerada por la polémica investigación realizada por la OMS.

 Andrés Vacca – BLes.com