Los juegos de palabras suelen ser terriblemente malos.

Sin embargo, a veces pueden llegar a tener un sentido un poco más profundo. Al menos eso es lo que sucedió en el caso de uno de los conductores de grúas de Florida, Estados Unidos.

Chris Miracle (que significa Milagro en inglés) sabía todo sobre las cosas que su apellido ofrecía para los juegos de palabras. De hecho, su familia incluso usa esto a su favor para el nombre del negocio.

La familia del Condado de Baker, Florida, es propietaria y opera “Miracle Automotive & Truck Services”.

¿El lema de la compañía? “Los milagros ocurren aquí”.

Su sitio web también dice: “Si tienes una crisis automovilística, no ores por un milagro. ¡Llama a Miracle (Milagro)!”.

Sí, suena más que un poco cursi, pero el 24 de abril de 2019, el nombre resultó ser profético.

Chris Miracle, que tiene 26 años y conduce una de las grúas de la compañía, estaba fuera de servicio en una llamada nocturna. Mientras pasaba por una iglesia en Manntown, Florida, miró por la ventana y notó que las luces parpadeaban en la oscuridad.

Normalmente, puede que no parezca un suceso muy extraño, pero esa noche, sintió que algo no era normal.

Te puede interesar:

videoPlayerId=831906287

“He pasado por ahí miles de veces”, dijo Miracle. “Pero algo no estaba bien, así que pegué la vuelta”.

Él le dijo a WJXT: “Yo recorrí una milla por el camino, y yo estaba como, ‘Esto no se ve bien. Nada brilla en la iglesia'”.

Poco sabía que su presencia era una respuesta al rezo de una mujer. Una anciana de 77 años que había estado conduciendo hasta altas horas de la noche había experimentado efectos secundarios inesperados a causa de algunos medicamentos.

Había perdido el control de su coche y se había salido de la carretera a unos 40 metros. Su vehículo finalmente había atravesado una espesa maleza y se había estrellado contra un arroyo, reportó WJXT.

Incapaz de salir y sin un teléfono celular, la mujer había puesto un poco de música evangélica y oraba mientras esperaba.

Afortunadamente, Miracle la encontró a tiempo y la liberó de su coche. Luego tuvo que ir al hospital, para que le traten las heridas que había sufrido.

Miracle se sintió afortunado de haber podido ayudar.

“Definitivamente hay un poder superior que me hizo estar en la carretera en ese momento para estar donde estaba”, afirmó. “Sabía que el Señor enviaría a alguien. Así que estaba destinado a suceder”.

Te puede interesar:

videoPlayerId=c962ef32c

Categorías: Historias

Video Destacados

Una mesa que esconde diseños realmente increíbles, ¡descúbrelos!