Los viajes familiares a los parques temáticos pueden ser estresantes. Ya sea que tengas un niño con necesidades especiales o no, un buen momento puede convertirse rápidamente en uno muy frustrante.

Los padres de niños con autismo se enfrentan a retos adicionales cuando se trata de viajes y vacaciones. Lo que podría parecer una rabieta para algunos es lo que la madre y maquilladora Lenore Koppelman llama “un grito de ayuda”.

“Algunas personas que no saben sobre autismo podrían verlo como una rabieta”, escribió Koppelman en Facebook. “Pero el hecho es que no es el acto de un niño malcriado y travieso. Es un grito de ayuda”.

Koppelman y su esposo Steve estaban visitando las Islas de la Aventura de Universal Orlando con su hijo Ralph, de 9 años de edad, cuando su día se complicó.

Te puede interesar:

videoPlayerId=c01db9696

La mamá explicó en su sincero post en Facebook todo sobre su día en el parque temático. Después de muchos paseos, se dirigían a la única cosa que Ralph quería hacer: el paseo de las Increíbles Aventuras de Spider-Man, que resultó ser su última parada del día.

“Tuvo tanta paciencia durante tanto tiempo”, escribió Koppelman sobre su hijo. “Decía: ‘Está bien’ y suspiraba, y luego disfrutaba del siguiente paseo”.

Cuando finalmente llegó el momento de que Ralph y su familia montaran The Amazing Adventures of Spider-Man, estaba muy emocionado. Koppelman entregó sus “boletos de acceso para minusválidos” a los empleados de la atracción y fueron a una zona fresca para esperar su turno.

“¡La ansiedad lo estaba volviendo loco!”, compartió Koppelman. “Pero hizo todo lo posible para manejarlo con las herramientas que le han sido dadas a lo largo de los años por sus profesores y el equipo de terapia de su escuela para niños con necesidades especiales”.

Y entonces llegó el momento de que Ralph viera lo que había estado esperando todo el día. Pero justo cuando él, su mamá y su papá se preparaban para abordar, la atracción se rompió.

Te puede interesar:

videoPlayerId=351428e0e

“A todos se les pidió muy amablemente que salieran”, explicó Koppelman. “Y Ralph, comprensiblemente, se derrumbó”.

Mucha gente miró al niño, sin entender lo que realmente estaba pasando. Pero una persona, una empleada del parque temático, vio la necesidad de Ralph y decidió hacer algo.

Jennifer Whelchel, también conocida como “Mama Jen” según The Washington Post, entró en escena y, al igual que Spider-Man, salvó el día.

“Le habló con mucha calma, y mientras él gritaba y sollozaba, ella lo alentaba suavemente a que lo dejara salir”, escribió Koppelman sobre Whelchel. La joven incluso llegó a acostarse en el suelo al lado de Ralph.

Los padres del niño compartieron la asombrosa compasión y paciencia de Whelchel, junto con muchos otros empleados que también marcaron la diferencia en el día de Ralph, y Koppelman se tomó el tiempo para elogiar a cada uno de ellos en Facebook.

La familia ha hecho planes para regresar a Universal Orlando en el futuro debido a la gran experiencia que tuvieron.

Muchos de los que han visto la historia se han ofrecido a iniciar una campaña GoFundMe para asegurar que Ralph pueda regresar, pero Koppelman dice que eso no es lo que quieren.

“Nuestra meta es educar e inspirar a la gente para que acepte el autismo, y para que los empleados del parque sean reconocidos por el maravilloso trabajo que hacen”. dijo en un post aparte. 

Koppelman también agregó que para cualquier persona que quiera donar, preferiría que dirigieran sus fondos hacia sus propias vacaciones a Universal o a cualquier organización benéfica de autismo que ellos elijan.

Te puede interesar:

videoPlayerId=48f02d135

Categorías: Historias

Video Destacados

Pequenos “gatinhos do deserto” são filmados. Eles são tão lindos!