Las personas con sobrepeso se encuentran con un océano de obstáculos físicos y emocionales. También pueden sentirse muy débiles y mucho menos seguros de sí mismos. Y aunque algunos de ellos no son capaces de salir de esta trampa durante toda su vida, otros han decidido que ya es suficiente. La historia de Jeremiah Peterson demuestra que incluso 292 libras (132 kilos) no pueden ser un obstáculo si tienes la motivación adecuada.

Se suponía que iba a ser un día genial con la familia. Jeremiah planeó un viaje de excursión con su esposa e hijos. Pero en lugar de tener una aventura memorable, fue derrotado por su sobrepeso: “Me quedé sin aliento y tenía que tomar descansos mucho antes que mis hijos de 9, 7 y 6 años”, recuerda.

Dice que este fue el punto en el que entendió que la vida ya no podía continuar de la misma manera. Quería construir buenos recuerdos en su corazón, pero solo se veía cansado y sin aliento. Pensó en su familia y en todas las responsabilidades que tenía. “Supe que tenía que hacer algunos cambios serios en mi vida”.

Había otras razones que empujaron a este padre a cambiar su vida. Por ejemplo, odiaba verse a sí mismo en las fotos porque se sentía demasiado disconforme con su aspecto. Y no estaba solo. Comprendió que su familia también estaba avergonzada de lo gordo que estaba.

Hubo un momento en que se apresuró a ayudar a su esposa e hijos a cambiar una llanta pinchada cerca de la escuela en la que estudiaban. Se olvidó de ponerse la camisa y vio las miradas mortificadas de su familia. Sabía que no querían que todos los demás padres e hijos vieran su enorme y gorda barriga. 

También te puede interesar:

videoPlayerId=8888aff09

En 2017, alcanzó su mayor peso: 292 libras (132 kilos). Pero quería poner fin a este sufrimiento, y por eso tomó la decisión de cambiar su vida. Comenzó a seguir una dieta, dejó a beber alcohol, hizo caminatas y fue al gimnasio todos los días. Y los resultados valieron la pena.

Se las arregló para perder 92 libras (41,7 kilos) en 150 días. Pero lo que es más importante es que este reto le ayudó a cambiar no solo su talla de ropa, sino toda su vida. Admite que nunca se dio cuenta de lo perezoso que era. “Había sido un holgazán con mi familia y en mi propio negocio, y este cambio ha sacudido mi mundo”.

Peterson dice que tienes que deshacerte de las excusas para empezar este viaje. Porque siempre las tendrás. Siempre tendrá otras cosas en las que enfocarte; hijos, esposa, negocios, amigos. Pero si no tienes tiempo para ti mismo, nunca tendrás tiempo de calidad con aquellos que realmente te importan.

Jaremiah ahora es un entrenador personal y está seguro de que si él fue capaz de hacerlo, entonces cualquiera puede hacer lo mismo. Puedes encontrar inspiración y recomendaciones en su Instagram.

También te puede interesar:

videoPlayerId=3cd58a37c

Categorías: Entretenimiento

Video Destacados

Assista a compilação desses cães fazendo seus donos morrerem de rir