¿Recuerdas cuando aprendiste a soplar y hacer una burbuja con una goma de mascar? Aprender a soplar burbujas es un hito súper emocionante en la vida de cualquier niño de escuela primaria.  ¡Está bebé está tan emocionada de que su hermana mayor haga estallar una burbuja que casi no puede contener su emoción!

De acuerdo con el Libro Guinness de los Récords Mundiales, ¡la burbuja más grande jamás soplada midió 58 cm de diámetro!

¿Quieres hacer explotar una gran burbuja? Mastica cinco pedazos de chicle y agrega una cucharadita de mantequilla de maní y mastica durante al menos cinco minutos para disolver el azúcar. Deja de masticar justo antes de que la goma se endurezca. Sople muy despacio y de manera uniforme, manteniendo los labios abiertos. ¡Usa una mano para colocar la burbuja debajo de tu boca y listo! ¡Tienes una burbuja masiva que pondrá a todos tus amigos celosos!

¿Sabías que la goma se inventó para aliviar el estrés?

Los antiguos griegos descubrieron que masticar goma era relajante y liberaba el estrés. En el mundo de hoy, se cree que masticar chicle reduce el estrés, aumenta la concentración y puede evitar que rompas a llorar ante una situación difícil. Los niños en América del Norte gastan aproximadamente 500 millones de dólares en chicles por año. ¡Guauu!

Se dice que si ingieres un chicle, estará en tu estómago por 7 años. ¿Es eso cierto?

No. Si te tragas un chicle, no estará en tu tracto digestivo durante 7 años. Por el contrario, como la base de goma tiene una fibra que no se puede digerir, pasará a través de tu sistema.

No es de extrañar que esta preciosa niña esté enamorada de las habilidades de hacer burbujas de su hermana mayor. Su perplejidad lo demuestra con sus movimientos y gestos. Es muy adorable. ¡No es de extrañar que el chicle sea una de las golosinas favoritas en Estados Unidos!

videoPlayerId=4409840ac

Te puede interesar:

videoPlayerId=da3bc3155

Categorías: Entretenimiento

Video Destacados

Una mesa que esconde diseños realmente increíbles, ¡descúbrelos!