Esta historia muestra un simple acto de bondad humana hacia una persona. Derretirá tu corazón.

Sabrina Loughman es una estudiante de secundaria con síndrome de Down. Cuando llegó el momento de la fiesta de graduación de su escuela, tenía planes de asistir sola porque no tenía un compañero. Eso fue hasta que Steven Kurisco le preguntó.

La hermana mayor de Sabrina, Victoria, y la hermana del jugador de fútbol prepararon un plan. Y cuando se le informó a él de su papel protagónico, Steven estaba de acuerdo, dijo su madre Kara.

Sabrina asistió a su fiesta de graduación junto a un guapo atleta. Su madre, Cathy Hunt, dijo que tenía una gran sonrisa en su rostro mientras caminaba con el jugador de fútbol y de lacrosse.

“Sabrina es una gran chica”, dijo Cathy. “Pienso que es algo muy bueno para su auto estima poder entrar con este muchacho”.

Te puede interesar:

videoPlayerId=fc5461151

Cathy quería que Steven fuera reconocido por su acto de bondad. “Eso es lo que les digo a mis hijos. El dinero y todo es maravilloso, pero solo quiero que seas buena persona”, dijo ella.

“La gente no pone suficiente énfasis en la bondad y la empatía. Eso es exactamente por lo que quería que Steven fuera reconocido”.

No todos los jóvenes están para causar problemas; algunos ya conocen su propósito en este mundo y tienen sus objetivos de vida planeados. Steven es una de estas personas que se da cuenta de la importancia de retribuir y ayudar a los demás.

Te puede interesar:

videoPlayerId=db3669f71

Categorías: Historias

Video Destacados

Exercícios incríveis que podem ser feitos em casa para você que não está na academia de musculação