Redacción BLes – Mucho se ha debatido (y aún se sigue haciendo) sobre la conveniencia (o no) de establecer un sistema de renta básica para desempleados.

La experiencia reciente de Finlandia deja un claro resultado: no ayuda a buscar trabajo.

El experimento del país nórdico consistió en garantizarle un ingreso mensual de US$685 durante dos años a un grupo de desempleados (escogidos aleatoriamente), sin ningún tipo de condiciones ni contraprestaciones.

El objetivo era determinar si el hecho de contar con un ingreso monetario fijo, le permitiría a estas personas capacitarse para buscar nuevos empleos.

Sin embargo, “el impacto en el empleo parece modesto”, reconoció Pirkko Mattila, la ministra de Salud y Asuntos Sociales, según reporta BBC.

¿Por qué no funciona?

Imagen ilustrativa. Desempleados afuera de una oficina de empleo el 5 de febrero de 2009 en Madrid, España.
Imagen ilustrativa. Desempleados afuera de una oficina de empleo el 5 de febrero de 2009 en Madrid, España.

Los defensores del sistema de renta básica universal argumentan que este podría disminuir la pobreza, ya que les daría tiempo a los desempleados para aprender nuevas habilidades y postularse a otros trabajos.

Sin embargo, Miska Simanainen, uno de los investigadores que participó en el estudio, le explicó a la BBC que algunos de los desempleados del experimento consiguieron trabajo, pero no lo hicieron en una proporción mayor que el grupo de control (compuesto por individuos que no recibieron ningún dinero extra).

En efecto, si bien el caso finlandés no hace referencia a un esquema universal, ya que se basó en un grupo de desempleados, sí permite arrojar algunas conclusiones sobre su fracaso.

En primer lugar, sin lugar a dudas se trata de una iniciativa costosa. El Estado debe otorgar una suma considerable de dinero a muchas personas sin la exigencia de ninguna contraprestación. Por citar un ejemplo, aplicar una medida de semejante magnitud en España equivaldría a utilizar el 17,5% del PBI (unos 212.000 millones de dólares), según cálculos del servicio de estudios del BBVA.

Por otro lado, se advierte la posibilidad de incentivar una cultura de conseguir las cosas sin ningún esfuerzo.

“Los premios económicos deberían estar basados en la creación de valor económico”, señaló al respecto Ulrich Spiesshofer, director ejecutivo de la empresa de ingeniería ABB, en una entrevista al Financial Times en 2016.

Si bien el informe final se publicará en 2020, los resultados preliminares nos adelantan la posible conclusión: no sirve dar dinero a las personas sin que estas lo retribuyan de alguna manera.

Ir a la portada de BLes.

Temas: Categorías: Finanzas