Las mujeres estadounidenses con edades entre los 25 y los 34 años han entrado a participar activamente de la economía de su país en un porcentaje tan elevado como en el del año 2000, informó Bloomberg el 13 de enero.

Por su parte, Ronna McDaniel, presidente del Comité Nacional Republicano de los Estados Unidos, resaltó los datos suministrados por Bloomberg, a través de su cuenta de Twitter, reconociendo los créditos por tan exitoso desempeño a las políticas económicas del presidente Donald Trump y de su hija y colaboradora Ivanka Trump.

Las mujeres del milenio en Estados Unidos con una tasa de empleo tan alta como en el año 2000
“Las políticas económicas que @realDonaldTrump y @IvankaTrump han defendido están produciendo algunos resultados fantásticos para las mujeres jóvenes de Estados Unidos.
La brecha de participación laboral entre hombres y mujeres de [la generación del] milenio es la más baja que ha existido!”

También destaca que la brecha que diferenciaba el éxito en la obtención de empleo por parte de los hombres y de las mujeres disminuyó, siendo la división de género más baja que jamás se haya visto para este grupo de edades, según los datos de Bloomberg.

Se atribuyen las variaciones en la balanza laboral de las mujeres a cambios culturales, en los que influye el hecho de que las mujeres ahora obtienen títulos universitarios con mayor facilidad y que han retrasado las bodas y la maternidad.

El aumento de las madres solteras también las ha impulsado hacia la obtención de empleo, y el retorno de las madres solteras a los trabajos también ha impactado la fuerza laboral de los Estados Unidos.

Otras razones para explicar el repunte de la participación femenina contemplan el aumento de los salarios, lo que les permitiría pagar el cuidado de los hijos.

También que los nuevos empleos demandan más los títulos a que son afines las mujeres como por ejemplo en educación y salud.

Cabe destacar que los empleadores estadounidenses ofrecen más apoyo a las familias, con licencias remuneradas y salas de lactancia en el lugar de trabajo.

Las políticas económicas de la Administración Trump han hecho florecer el desarrollo de los ciudadanos con base en tres estrategias básicas que son: los recortes de impuestos, la desregulación y las políticas comerciales.

Estas medidas han beneficiados aun a los grupos marginales como los negros, los hispanos, los asiáticos, y a los ciudadanos que no cuentan con diplomas universitarios.

Igualmente, las grandes industrias y las microempresas han unido su productividad a un Producto Interno Bruto que ha roto récords.

José Ignacio Hermosa – BLes

Ir a la Portada de BLes.com.