Redacción BLes – J.P. Morgan ha presentado una demanda judicial contra Tesla por la supuesta violación de un contrato relacionado con las garantías de compra de acciones tras el aumento del valor de sus acciones.

Al presentar la demanda en un tribunal federal de Manhattan, el banco acusa a Tesla de incumplimiento y exige 162,2 millones de dólares.

Según el documento, J.P. Morgan compró garantías de Tesla que se pagarían si el precio de ejercicio era inferior al precio de las acciones del fabricante de vehículos eléctricos cuando las garantías expiraran en junio y julio de 2021.

J.P. Morgan afirma que las garantías perdieron un valor significativo después de que el CEO Musk tuiteara en agosto de 2018 que Tesla tenía “financiación asegurada” para salir a la bolsa a 420 dólares la acción. La consiguiente volatilidad pesó sobre el precio de las acciones hasta que las garantías expiraron en junio y julio de 2021, con el precio de las acciones muy por encima del precio original y del precio de ejercicio.

Después de su tuit, J.P. Morgan dijo que rebajó el precio solicitado e hizo otras modificaciones inversas tras su posterior actualización de que abandonaba su intención 17 días después. El banco señaló que era elegible para hacerlo después de “transacciones corporativas significativas que involucran a Tesla.”

En febrero de 2019, Tesla acusó los ajustes como “irrazonablemente rápidos y un intento oportunista de aprovechar los cambios en la volatilidad de las acciones de Tesla.” El fabricante de automóviles también dijo que revirtió su idea lo suficientemente pronto como para que los ajustes sean irrelevantes.

No obstante, Tesla no se opuso a otros cálculos subyacentes y quedó anulada después de que el banco enviara una carta defendiendo sus ajustes.

“J.P. Morgan envió a Tesla una respuesta rechazando todas sus alegaciones con respecto a los ajustes. Sin embargo, Tesla nunca se molestó en responder a la carta de J.P. Morgan y, de hecho, no planteó ninguna otra objeción a los ajustes durante dos años”, dice la demanda.

Cuando las garantías expiraron, las acciones de Tesla se habían multiplicado casi por diez, es decir, “muy por encima de los precios de ejercicio originales y ajustados”, según describe el banco, lo que obligaba a Tesla a proporcionar acciones suyas o efectivo.

Sin embargo, Tesla sólo liquidó la parte de las garantías de 2021 que no estaban en disputa, pero se negó a liquidar la totalidad. J.P. Morgan dijo que el fabricante de automóviles no entregó 228.775 acciones ordinarias.

“A pesar de que los ajustes de J.P. Morgan eran apropiados y requeridos contractualmente, Tesla se ha negado a liquidar al precio de ejercicio contractual y a pagar en su totalidad lo que debe a J.P. Morgan”. Como resultado, “Tesla está en flagrante incumplimiento de sus obligaciones contractuales”, alegó J.P. Morgan.

La demanda decía que Tesla vendió las garantías para eliminar los cambios de la dilución de acciones de una oferta de bonos convertibles por separado y reducir sus impuestos federales sobre la renta.

El problemático tuit acabó con Musk y Tesla multados cada uno con 20 millones de dólares por la Comisión de Valores de Estados Unidos.

Las acciones de Tesla estaban en el rango de 50 a 60 dólares en febrero y marzo de 2018 y estaban entre 600 y 700 dólares en junio y julio de 2021. Desde el verano, las acciones de Tesla se han disparado otro 41%, cerrando el lunes a 1.003 dólares.

Laura Enrione – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.