El director del Fondo Scion Capital, famoso por haber acertado el colapso hipotecario del 2008, asegura que la economía estadounidense profundizará la recesión y se deshizo de toda su cartera de acciones atadas a la bolsa.

Cada vez más analistas advierten por la recesión en Estados Unidos, un fenómeno que ya comenzó con la caída de la actividad por dos trimestres consecutivos, aunque la administración de Joe Biden decidió negarlo enérgicamente.

El inversor Michael Burry, director del Fondo Scion Capital, aseguró que Estados Unidos profundizará la recesión y habrá un efecto severo sobre los mercados bursátiles. Burry pasó a la posteridad por haber sido el artífice de un pronóstico extraordinariamente acertado acerca del colapso de las hipotecas subprime en Estados Unidos durante el año 2008.

Los acertados pronósticos de Burry se masificaron en la cultura popular y fueron recreados en la famosa película The Big Short (La Gran Apuesta) donde es interpretado por Christian Bale.

En esta oportunidad, el inversor asegura que la política monetaria de Jerome Powell tendrá un impacto negativo en la actividad económica y los mercados financieros, produciendo así un “crash bursátil” similar al que hubo en 2008.

Señala, además, que el índice S&P 500 registra una caída nominal acumulada del 18% desde el pasado mes de enero. En el mismo período de tiempo, los precios minoristas acumularon un aumento del 5,5%, por lo que la caída es aún más drástica en términos reales. Se trata del peor desempeño bursátil para este indicador desde la década de 1970.

La Reserva Federal anunció sus intenciones de garantizar un “aterrizaje suave” entre la suba de tasas y la actividad económica, pero la prioridad principal será el control de la inflación y la tasa de política monetaria se ajustará a los niveles que sean requeridos a tal propósito.

Pese a haberse producido ya una recesión abierta acorde a la definición tradicional de “recesión”, la caída de la actividad económica se concentró sobre la inversión y las exportaciones, mientras que el consumo total (público y privado) permaneció relativamente estable.

Para Burry el nivel de consumo de las familias solo pudo ser sostenido hasta ahora en base a endeudamiento, y al mismo tiempo los salarios reales en Estados Unidos continúan perdiendo contra la inflación. Esta dinámica no es sostenible en el tiempo, por lo que el PBI estadounidense podría perder el último motor de crecimiento que hasta ahora mantenía.

Las estadísticas de la Reserva Federal respaldan la tesitura de Burry. La tasa de ahorro privado de las familias y las firmas estadounidenses representó solo el 5% del ingreso agregado de la economía, mientras que la tasa de crecimiento de la deuda de los consumidores alcanzó el 7,7% interanual en el mes de julio.

El Fondo Scion Capital anunció la liquidación de todos los activos bursátiles estadounidenses, esperando que se profundice la caída de la bolsa en los próximos meses.

Fuente: derechadiario.com.ar

 

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.