Redacción BLes– La Comisión del Mercado de Valores (SEC) aprobó el 5 de noviembre un marco para determinar que las empresas chinas que cotizan en EE.UU. serán excluidas de los mercados de capitales estadounidenses por no permitir la inspección de las auditorías en su totalidad, informó el SCMP. Ninguna de las aproximadamente 270 empresas chinas que cotizan en las bolsas de Estados Unidos cumple la norma.

Las nuevas directrices establecen un proceso sencillo sobre la información y los documentos que se utilizarán para evaluar si una empresa extranjera cumple con la ley de valores de EE.UU., dijo el organismo de control de valores estadounidense.

Permitirá al Consejo de Supervisión Contable de Empresas Públicas (PCAOB), una corporación sin ánimo de lucro creada por el Congreso para supervisar las auditorías de las empresas que cotizan en bolsa en EE.UU., decidir si es necesario activar un proceso de exclusión de la lista.

El marco también ayudará a determinar la fecha de entrada en vigor y la duración de tales determinaciones, así como las circunstancias en las que la junta de supervisión reconfirmará o modificará las conclusiones, añadió la SCMP.

Empresas chinas que cotizan en EE.UU: Falta de transparencia

Aunque el estatuto adoptado por la SEC no menciona a China, el PCAOB y la SEC de EE.UU. han expresado en repetidas ocasiones su preocupación por los obstáculos a la inspección por parte del PCAOB de los auditores con sede en la RPC y Hong Kong. Según un informe de 2020 de la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad de Estados Unidos y China, el PCAOB mantiene una lista de 260 empresas de todo el mundo en las que no puede realizar inspecciones: 238 de estas empresas tienen su sede en China y Hong Kong.

Ese informe también destacó el caso de Luckin Coffee para ilustrar los riesgos de invertir en esas empresas. “Al presentar información para respaldar su oferta pública inicial, Luckin manipuló datos críticos de ingresos, operaciones y tráfico de clientes. Durante su oferta pública inicial, las acciones cotizaron a 17 dólares, recaudando 561 millones de dólares de capital. El pico de capitalización bursátil de Luckin fue de 12.000 millones de dólares, con acciones que cotizaban a poco más de 50,9 dólares. A las pocas semanas de la divulgación de la información falsificada, las acciones se desplomaron, lo que acabó provocando pérdidas a los inversores y su exclusión de la lista del NASDAQ”, reveló el informe.

Desde hace décadas, existe un conflicto sobre cuánta información exigen los reguladores estadounidenses y cuánta permite el gobierno chino a sus empresas, alegando que dicha información comercial contiene secretos de Estado.

Riesgos asociados a las VIE

La RPC considera ilegales las inversiones extranjeras directas en determinadas industrias, incluidos muchos sectores de alta tecnología, y mantiene estrictos controles sobre los flujos de divisas y de capital. Por ello, las empresas de China continental interesadas en captar fondos en las bolsas de Estados Unidos crean entidades corporativas offshore para la inversión extranjera utilizando una compleja estructura denominada entidad de interés variable (VIE).

Aunque ha ayudado a las empresas a eludir las restricciones de Beijing, la estructura VIE es arriesgada para los inversores estadounidenses, ya que compraban valores de entidades extranjeras que no eran propietarias de los activos subyacentes. En caso de reestructuración financiera, los inversores estadounidenses podrían tener un recurso limitado para obtener sus activos y ser reembolsados.
En julio, la SEC puso una “pausa” a las VIE chinas, según SCMP.

El riesgo para la seguridad nacional que suponen las empresas chinas

Además, el informe mencionado anteriormente destacaba que los inversores en empresas chinas pueden apoyar actividades contrarias a los intereses nacionales de Estados Unidos, como el desarrollo de tecnología utilizada para la censura y la vigilancia y en apoyo del ejército.
El informe ponía el ejemplo de Weibo Corporation, que trabaja bajo la dirección del gobierno para censurar las publicaciones en su plataforma de blogs y es utilizada por el gobierno central y local para vigilar y censurar las protestas públicas.

Las empresas privadas en China se enfrentan a la presión y el control del régimen comunista. La Ley de Inteligencia Nacional de China de 2017 establece que “cualquier organización o ciudadano deberá apoyar, ayudar y cooperar con el trabajo de inteligencia del Estado.” La Ley de Ciberseguridad de 2017 obliga a las empresas a “prestar apoyo técnico y asistencia a los órganos de seguridad pública.”

El 15 de septiembre de 2020, el PCCh publicó la “Opinión sobre el fortalecimiento del trabajo de frente unido de la economía privada en la nueva era”, que subraya la importancia del control del PCCh sobre la economía privada, incluidos los empresarios privados. Según el analista político con sede en Beijing, Wu Qiang, la opinión “sirve para recordar a las empresas que siempre son filiales del Partido, que tiene un firme control sobre ellas”.

Ahora, la SEC exige a las empresas que cotizan en bolsa que aclaren sus conexiones financieras a los inversores y que declaren los riesgos a los que podrían enfrentarse en caso de presión reguladora por parte del gobierno chino.
La adopción del marco fue un paso más hacia la aplicación de la Ley de Responsabilidad de las Empresas Extranjeras, que se convirtió en ley a finales del año pasado. La ley especifica que las empresas extranjeras que cotizan en las bolsas de Estados Unidos serán excluidas de la lista si no entregan los resultados de las auditorías durante tres años consecutivos.

Con esta norma, la comisión, que adoptó una normativa final provisional en marzo, está en camino de finalizar las normas para empezar a aplicar la legislación de exclusión de la lista antes de finales de año, dijo el presidente de la SEC, Gary Gensler.

Teresa Jones – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.