Muchos malestares estomacales son evitables con la correcta manipulación de los alimentos, pero también hay que fijarse en algunos detalles a la hora de comprar.

Los días de celebración invitan a comerse un buen asado, pero para disfrutar sin pasar un mal rato o terminar en urgencias, Yesmir Reyes, de Carnicería Angus de en Independencia, Chile, recomienda almacenar la carne en el refrigerador y mantener la cadena de frío en un cooler si la vas a trasladar de un lugar a otro. Compra en lugares autorizados y ten en cuenta estos tips para evitar intoxicaciones:

1. Conserva la cadena de frío. La temperatura para almacenar la carne no debiera superar los 3°C, según los maestros carniceros de Carnicería Angus.

[Un nuevo tratamiento reduciría el cáncer de pulmón en el 80% de los pacientes]

2. Envuelve la carne al almacenarla. La carne debe guardarse envuelta en un film transparente o papel de aluminio, para evitar que se queme con el frío si la congela o que su descomposición se acelere si opta por guardarla uno o dos días en el refrigerador.

3. Al sacar la carne de su ambiente frío, consúmala antes de dos horas. No refrigerada, la carne comienza su descomposición natural y se convierte en caldo de cultivo para las bacterias. Por eso, es mejor consumirla antes de dos horas de sacarla del refrigerador.

4. Evite la contaminación cruzada. Procurar que utensilios y superficies que tuvieron contacto con la carne cruda no se usen para manipular otros tipos de alimentos, o bien usar algún desinfectante antes de cortar las verduras que acompañarán el asado.

[Cómo preparar yogur casero sin usar yogurtera]

Cómo elegir la carne al comprar

La ingeniero en alimentos, Josefa Molina, del cowork gastronómico Cocínalo Aquí, invita a los parrilleros a fijarse en que la carne no tenga olor y que su color sea homogéneo. “Si tiene manchas oscuras, es posible que haya sido congelada y descongelada varias veces, lo que perjudica las características organolépticas y la textura de la carne”, señala.

Por eso, al comprar en carnicería siempre es bueno observar si se lavan los cuchillos entre cortes o si ocupan uno distinto para pollo, cerdo y carne.

“No debe haber olor y debe haber una separación entre el lugar de faena y de expendio”, añade la especialista. Finalmente, Josega Molina recomienda comprar piezas grandes y trozarlas en casa. “Al trozar la carne exponemos más superficie del producto a la posible contaminación cruzada”, comenta.

Fuente: BioBiochile.

Sigue leyendo:

. Un nuevo tratamiento reduciría el cáncer de pulmón en el 80% de los pacientes.

. Cómo preparar yogur casero sin usar yogurtera.

. La música, una gran aliada que ayuda a reducir el dolor de la fibromialgia.

Le puede interesar: La Verdad, Benevolencia, Tolerancia siempre prevalecerá en el corazón del hombre

videoinfo__video2.bles.com||a2a9491f3__