Este fin de semana, el cielo nocturno regalará un espectáculo en el que la luna será ‘protagonista’, se trata de la única “superluna”, el fenómeno en el que la luna alcanza el punto máximo de cercanía a la Tierra, que a diferencia de las tres superlunas transcurridas en lo que va del año, esta estará en su estado de luna llena.

Para el  domingo 3 de diciembre, vistiendo su traje de luna llena, estará posicionada a una distancia de 357 mil 495 kilómetros respecto a la Tierra.

Lo característico del evento que va a tomar lugar el próximo domingo no es que la luna vaya a alcanzar su fase de luna llena, el cual se presenta  en cualquier etapa de su periodo orbitacional, lo particular en el evento será que para entonces, habiendo alcanzado 27.55 días de recorrido, llegará al punto en el que se puede observar más cercana a la tierra.

La duración del recorrido orbitacional que toma tal cantidad de días y que posiciona a los dos cuerpos celestes a una distancia equiparablemente cercana se denomina Perigeo.

Algo característico de la Luna cuando llega a tal periodo es que el brillo aumenta hasta en un 30%.

En 1979, el término superluna fue expuesto por el astrólogo estadounidense Richard Nolle, quien sugería que este fenómeno traía a su paso el desencadenamiento de desastres naturales como terremotos e intensa actividad volcánica a causa de una mayor fuerza gravitacional de la luna.

No obstante tal apreciación ha sido desestimada por numerosas organizaciones involucradas en el tema.

En el año 2014 se presentó que el movimiento orbital de la luna coincidió justo con tres periodos consecutivos de luna llena, siendo un año marcado por la majestuosidad de este fenómeno.

Además de los mitos referentes a los desastres naturales debido a la fuerza gravitacional en dicho periodo, en la edad media se creía que ante tal fenómeno, las personas enloquecían, por lo que se dio origen a la palabra lunático.