John Bradshaw, Director del Instituto de Antrozoología de la Universidad de Bristol, describe detalladamente los significados de los bigotes que giran y las colas que se comunican en un lenguaje que es solo para felinos, en su libro ‘En la mente de un gato’.

Sus diferencias con los perros

Sin el ánimo de demeritar las buenas cualidades que hacen de los perros excelentes mascotas para sus dueños, Bradshaw describe las razones que hacen de los gatos los favoritos de sus dueños.

Entre las características que lo hacen ideales se encuentran que no ladran ruidosamente y sin control, que no se ven sus desechos por las aceras y parques con todo el desagradable espectáculo que implican, y que no suelen morder a los niños (ni a los adultos).

Además se destaca que parecen ser perfectamente felices en su estado felino, a diferencia de los caninos que parecen desesperados por ascender al escalafón humano, quizás como expresión de la empatía mutua.

Este dedicado biólogo de la Universidad de Bristol, ha estudiado el comportamiento de los gatos durante 30 años, durante los cuales ha recopilado gran parte de los conocimientos que comparte en su obra.

Su proximidad al felino sin domesticar

En un par de generaciones los gatos son capaces de retomar ese estilo de vida independiente que caracterizaba a sus antecesores hace 10.000 años“, dice al referirse a lo poco domesticados que han sido los gatos.

Su análisis de los mininos es que siguen siendo salvajes, dado que nunca se les domesticó con un objetivo específico como a los perros. Sencillamente se acercaron a nuestros graneros porque estos atraían a los ratones.

El apareamiento frecuente con gatos salvajes mantiene a la especie cercana a sus características originales.

Adicionalmente, los gatos salvajes son los más dispuestos a fecundar a las hembras, lo que ocurre el 85 por ciento de las veces, y que en gran medida ayuda a que mantengan ese carácter independiente y semisalvaje que les es propio.

Frotarse contra el dueño es una clara muestra de afecto del gatito.

Sus habilidades características

Así las cosas, no son muchas las habilidades sociales desarrolladas por los felinos como mascotas, salvo las que establecen las madres con las crías, y que por extensión aplican a los seres humanos a quienes tratan como a semejantes no hostiles, en el mejor de los casos frotándose contra ellos con la colita erecta.

Probablemente la más clara evidencia de su afecto por nosotros” al decir de Bradshaw, tal como lo cita Nicholas Wade en un artículo de The New York Times.

Entre otras de las agudas percepciones sensoriales de esta mascota, cuenta con un extraordinario rango auditivo, casi el más amplio entre los mamíferos; el giro de sus bigotes les confiere una especie de radar de corto alcance.

Las adaptaciones en los ojos le permiten al gato desenvolverse bien en la oscuridad.

Asimismo, gracias a la superficie reflejante con que cuentan detrás de la retina, su visión de adapta con gran ventaja a la oscuridad; además, su visión diurna incluye más imágenes nítidas por segundo que la del ser humano, de modo que los televisores serían superficies parpadeantes para ellos.

Por otra parte, en cuanto a su sentido del olfato este se halla reforzado por un órgano extra que mejora enormemente su ya aguda recepción de olores.

Lo mininos tienen su propia estrategia en caída libre.

También es frecuente lanzar a los gatitos al aire, práctica que no carece de crueldad pero de la cual salen airosos; según se ha calculado abren las patitas para limitar la velocidad a 80 kilómetros por hora y próximos al suelo las juntan adecuadamente. 

Posiblemente habrá otras características individuales que solo comparten con sus dueños, de donde se comprende el cariño que suelen despertar en quienes prefieren a los gatitos como mascotas.

José Ignacio Hermosa – BLes

Ir a la portada de BLes.

¿Conoces nuestro nuevo canal de Youtube? ¡Suscríbete haciendo click aquí!

Video Destacados