Chuck Norris el gran actor del cine de acción caracterizado por su lucha contra los ‘malos’, dejó por completo su carrera artística en el año 2017 para dedicarse por completo al cuidado de Gena O’Kelley, su esposa.

O’Kelley se sometió en el año 2012 a tres resonancias magnéticas en una sola semana y desde entonces siente latidos fuertes del corazón y un “ardor intenso” en su cuerpo como consecuencia de la sustancia química de contraste a base de gadolinio (GBCAs, por sus siglas en inglés).

Este es un metal pesado que por sí solo podría ser altamente tóxico para los humanos, informó Forbes en noviembre 7 de 2017.

“Ya no podía pensar, ni tener ningún tipo de cognición, era incapaz de articular, ni mi memoria funcionaba, tenía pérdida de los músculos”, dijo Gena a CBS, describiendo cómo se sentía después de las resonancias magnéticas a las que se sometió, citó The Epoch Times.

Chuck Norris y Gena O'Kelley
El legendario actor en “Missing in Action”, film de 1984 (Shutterstock)

[Acusado por comerse el cerebro de su novia espera nuevo juicio por error de una testigo]

“Se está muriendo, se está muriendo delante de mí aquí en este hospital”, dijo Norris en el 2017.

Los fabricantes del producto sostienen que el producto final incluye un agente quelante unido al gadolinio que se supone que previene esta toxicidad.

Por su parte Norris radicó el 1 de noviembre de 2017 una demanda en la Corte Superior de San Francisco, contra compañías farmacéuticas como McKesson Corporation, Bracco S.p.A. y ACIST Medical Systems Inc. y otras alegando que Gena fue envenenada por los agentes de contraste basados en gadolinio.

[Exploraba el reactor nuclear que explotó en Chernobyl y descubrió un esqueleto]

Reclaman 10 millones de dólares y ella argumenta que está quebrada por el pago de 2 millones de dólares que le han costado los diversos tratamientos médicos a los que se sometió.

Si bien los fabricantes aseguran que el producto es seguro y que es totalmente excretado por la orina, los estudios resumidos por un artículo de revisión en Biometals sugieren que no siempre es así.

Chuck Norris lleva ya dos años, en su rancho de Texas, cuidando con todo amor a su esposa.

“Hace dos años, al volver de un espectáculo de artes marciales en Las Vegas, mi corazón se paró dos veces. ¡Dos infartos! Los médicos me dijeron que el noventa por ciento de los hombres con el mismo cuadro habrían muerto. Tal vez fue una señal del Cielo: no debía morir, porque Gena me necesitaba”, es como describe el gran actor del cine de acción la importancia del cuidado de su esposa.

José Ignacio Hermosa – BLes 

Le puede interesar: ‘Falun Dafa’, conoce la historia de la disciplina milenaria china que ha cambiado al mundo entero 

videoinfo__video2.bles.com||5ebb6979d__