Cantinflas (1911-1993) es uno de los más icónicos representantes del cine de comedia, Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes marcó tendencia en el cine mexicano cambiando la manera de hacer comedia con sus particulares personajes que reflejaban las condiciones sociales del México de la época. Su alcance e influencia fue tal que el mismo Charles Chaplin lo elogió. Además sus producciones se convirtieron en referente dentro de la manera de hacer cine.

Ahora repasaremos su trabajo filmográfico el cual resalta esas historias que lo convirtieron en un representante de la cultura mexicana.

Ahí está el detalle (1940)

En esta particular historia la trama se desarrolla a raíz de una serie de malentendidos que involucra a Cantinflas, su novia que trabaja como empleada domética en una casa de gente acomodada, los mismos dueños de la casa, y un individuo ajeno a la familia que busca sacar ventaja por poseer información con la que puede emplear el chantaje. En un momento dado se incrimina a cantinflas en el extraño asesinato de Bobby (el extraño chantajeador) quien comparte el mismo nombre de el perro de la familia que cantinflas mató siguiendo las órdenes de su novia, debido a que el can tenía rabia.

La película dirigida por Juan Bustillo Oro, figura entre el puesto número 10 de las 100 mejores películas del cine mexicano publicada por la revista SOMOS en julio de 1994.

El Circo (1994)

La narración se desarrolla cuando un humilde zapatero (Cantinflas) se sorprende por la cautivadora belleza de una mujer que que trabaja en el circo, por lo que decide encontrar una manera de pertenecer a la compañía circense y a su debido tiempo logra su objetivo volviéndose el intendente del lugar; de esa manera los hechos se desarrollan bajo situaciones bastante cómicas para ganar cada vez más el corazón de aquella chica.

El bombero atómico

La historia transcurre cuando Cantinflas atiende la sorpresiva visita de la hija de su comadre, la niña lleva consigo una carta escrita por la comadre en donde le encomienda el cuidado de la niña. Ya que necesita encontrar trabajo para responder por la pequeña, abandona su trabajo como repartidor de periódico para conseguir un sueldo mejor remunerado trabajando como bombero; en tal ambiente, el personaje resulta tan irritante para sus compañeros y superiores que finalmente renuncia para asar a trabajar como policía.

Cantinflas se ve envuelto en una investigación al interior del mundo del crimen en donde no puede dejar a un lado su aptitud para desentonar y ponerse en riesgo todo el tiempo en todo tipo de ambientes y situaciones cómicas.

La vuelta al mundo en ochenta días (1956)

La producción que se basa en la célebre obra del escritor francés Julio Verne, proyectó al actor en el escenario internacional llegando a ser reconocido en latinoamérica y más tarde en el mundo entero como Phileas Fogg, protagonista de la historia dirigida por Michael Anderson. La cinta a pesar de que fue nominada a ocho premios oscar de los que ganó cinco, contó con grandes dificultades para su financiamiento al punto de terminar el rodaje con una deuda, no obstante el éxito de la película compensó tal hecho.

El bolero de Raquel (1957)

Esta cinta es la primera rodada a color además de ser una de las que tiene mayor reconocimiento, en gran parte por la escena en la que Cantinflas baila con Mimí (Eliane Bruce) una bailarina que no comprende la razón de porque está bailando con él en el escenario. La película dirigida por Miguel M. Delgado, contiene una fuerte carga emocional representada en la capacidad de sacrificio del personaje principal.

El analfabeto (1961)

En esta historia, Cantinflas decide entrar a la escuela con el fin de leer una carta que su tío le envió y en donde especifica que es acreedor de su fortuna. La película que es característica por alejarse un poco de la perspectiva subversiva del personaje, desarrolla una historia una historia sencilla con final feliz que deja una sensación de bienestar.

El padrecito (1964)

Cantinflas en este filme interpreta el papel del sacerdote Sebastián que llega a San Jerónimo con el ánimo de ayudar en el trabajo sacerdotal al padre Damián. No obstante su llegada al pueblo no es bien vista por parte de la comunidad, en especial por la hermana del padre damián, quien piensa que el sacerdote ha llegado a desbancar a su hermano.

El padre Sebastián rápidamente deja la impresión de ser muy abierto frente ciertas circunstancias que se presentan con la comunidad, aspecto por el cual finalmente se gana su respeto y cariño. El filme representa una crítica a la labor sacerdotal, pero que el personaje afirma haber hecho con buenas intenciones y que recibió el reconocimiento por parte de algunos sectores religiosos.

El Profe (1971)

En esta historia Cantinflas personifica al profesor Sócrates García quien se ve abocado a superar los obstáculos que le impone el cacique del pueblo ‘El Romeral’ y alternamente se esfuerza por brindar una buena educación a los niños del lugar. En el papel del profe, cantinflas no deja a un lado la sutil crítica social que caracteriza sus películas y que adorna con un gran humor.

El patrullero 777 (1978)

Caracterizada por emplear menos elementos de la comedia física, la película es una de las más “serias” del actor. En el filme, Cantinflas, quien interpreta al oficial Diógenes, intenta llevar a cabo sus labores de la manera más transparente y honestamente posible a pesar de la corrupción que lo rodea; una vez más, el contenido crítico no le resta gracia a la película.

El Barrendero (1982)

Esta película que fue la última del actor comediante cuenta la historia de Don Napoleón, un barrendero cuya honestidad lo lleva a meterse en constantes problemas. El personaje siempre piensa en el bienestar de la comunidad y al final, en medio de su euforia por haber podido conseguir la barredora para realizar su trabajo, se ve en una escena dando una vuelta al barrio en su nuevo vehículo acompañado por todas las personas que lo respaldaron en el arduo camino para lograr su objetivo.

Como escena final ‘Don Napo’ derrama unas lágrimas de felicidad mientras está rodeado de la gente que tanto aprecia y luego de haber alcanzado su sueño, algo que coincidencialmente se relaciona de manera directa con los últimos días de vida del actor y su carrera.