La entrega de premios de la Academia iba dirigido a tener la peor audiencia de la historia de los Oscars hasta que Will Smith se subió al escenario y golpeó al presentador Chris Rock.

Todos vieron la cachetada que le propinó el actor Will Smith al comediante Chris Rock arriba del escenario de los Oscars. Sin duda será el momento más viral del año y parecería ser uno de los más virales de los últimos tiempos.

El drama involucra a la mujer de Will Smith, un tema sensible para el actor ya que estuvieron al borde de la separación hace unos años cuando ella contó en un programa en vivo que había tenido un amorío y que quería una relación abierta.

Chris Rock hizo un chiste sobre el peinado de Jada Plinkett Smith ⁠—o en este caso, la falta de un peinado⁠— y Will Smith decidió subirse al escenario, golpearlo y luego insultarlo para que no hable más de su mujer.

Más allá de si estuvo justificada o no la violencia, el verdadero ganador de la jornada fueron los Oscars 2022. Hace ya varios años que el rating de la entrega de premios de la Academia viene en declive.

La extrema politización de los discursos de los conductores, el elitismo ya insoportable de los actores y el hecho de que solo premian a las películas con un mensaje político de extrema izquierda, generó una pérdida masiva de espectadores con los años.

Entre los años 80s y 90s, los Oscars tenían un promedio de rating de 40 millones de televidentes, llegando a un pico de 55,2 millones en los Oscars de 1998, cuando Titanic arrasó en los premios. Alrededor del año 2015, el rating cayó por debajo de los 40 millones y nunca más pudo remontar.

Tuvo una pequeña suba en 2020 con los Oscars que condujo Ricky Gervais. El comediante inglés insultó abiertamente a los actores por su hipocresía de tener un discurso de izquierda y vivir en mansiones con seguridad, y atacó a la Academia por defender a violadores como Harvey Weinstein.

Este hito no duró, y en 2021, el primero después de la pandemia, fue el menos visto de la historia, con tan solo 10,5 millones de espectadores y mínimo interés de la sociedad para ver la gala más importante de Hollywood.

El de este año, estaba encaminado a obtener aún menos audiencia que el de 2021. Hacia el final de la presentación, según los números publicados por ABC News Viewershiplos Oscars de este año iban a tener 9,6 millones de televidentes, rompiendo el récord como el menos visto de la historia.

Sin embargo, cuando ocurrió el escándalo con Will Smithmillones de personas prendieron la tele para ver lo que estaba pasando, especialmente cuando minutos luego el actor ganó el Oscar por Mejor Actor por su interpretación de Richard Williams en la película King Richard.

En cuestión de minutos la audiencia pasó de un acumulado de 9,6 millones a 17,4 millones, por lo que casi la misma cantidad de gente que venía viendo las entregas, se conectó solamente para ver el escándalo.

Los números en verde indican el acumulado de espectadores hasta ese punto.

Fuente: derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.