La estrella de West Wing y The Handmaid’s Tale, Bradley Whitford, apuntó contra la NBA por su falta de acción respecto a las atrocidades que comete el Partido Comunista Chino (PCCh)

Redacción BLes.com – El actor estadounidense publicó ayer un polémico tweet que convulsionó las redes sociales sociales. En la publicación escribió: “Hola @NBA. ¿No te importa lo que está pasando en Hong Kong? ¿O el hecho de que los chinos están construyendo campos de concentración para los uigures? ¿O solo adoptas posiciones de principios si no perjudican tu balance?”.

La raíz del conflicto comenzó el año pasado cuando el gerente general de los Houston Rockets, Daryl Morey, expresó su apoyo a los manifestantes en Hong Kong que se oponían a una ley antidemocrática propuesta por el régimen chino que habilitaría a extraditar ciudadanos de Hong Kong a China continental para ser juzgados. Si bien el tweet fue eliminado, y rápidamente pidió disculpas a los que se sintieron ofendidos, el tweet sin duda generó polémica en China, donde el baloncesto es muy popular, y varios patrocinadores, ligas, socios y servicios de transmisión cortaron lazos con los Rockets y la NBA por el mensaje.

La marca de ropa deportiva Li-Ning y el patrocinador de los Rockets, el Shanghai Pudong Development Bank (SPD Bank) Credit Card Center, anunciaron que suspenderían los lazos comerciales con el equipo. “Queremos expresar nuestra indignación y nuestra fuerte condena (…) Ya hemos dejado de cooperar con los Rockets de Houston y seguimos instándolos a dar una respuesta clara sobre este asunto”, declaró Li-Ning en Weibo, según informó FoxNews.  También en represalia por los comentarios de Morey, el régimen chino ya no está transmitiendo partidos de la NBA, lo que lleva a pérdidas millonarias para la liga.

Unos días después, la NBA emitió una declaración oficial que se publicó en Twitter, donde hicieron referencia al tweet de Moorey afirmando que “se ofendió profundamente a muchos de nuestros amigos y fanáticos en China, lo cual es lamentable”.

La respuesta de China ha llevado a la NBA a luchar para reparar la relación y recuperar las ganancias perdidas. La semana pasada, el comisionado de la NBA, Adam Silver, dijo en una entrevista con  la revista TIME  que esperaba que pudiera haber “respeto mutuo” entre los “valores” de Estados Unidos y China.

Los comentarios publicados por el actor Bradley Whitford recientemente, se dieron cuando Hong Kong volvió a ser tapa de los diarios en el mundo a raíz de que el régimen chino aprobó una nueva ley de seguridad con consecuencias similares a las del proyecto de ley propuesto anteriormente. La ley es criticada por las limitaciones a las libertades y autonomía prometidas hacia el pueblo de Hong Kong. 

En este sentido, la NBA continúa siendo criticada por su negativa a condenar al gobierno opresivo de China. Hoy en día, hay aproximadamente dos millones de minorías musulmanas detenidas en más de “1.300 campos de concentración” en China, según un  informe de la Comisión estadounidense bipartidista de libertad religiosa internacional (USCIRF). Breitbart News ha informado que varias compañías, incluidas Amazon, Apple, Google, Nike y General Motors se han beneficiado financieramente de la esclavitud y el trabajo forzado de las minorías musulmanas por parte de China. 

A las atrocidades mencionadas anteriormente, se suma la continua persecución a los practicantes de Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, una antigua disciplina de meditación con enseñanzas morales centradas en la verdad, benevolencia y tolerancia. Desde julio de 1999, cientos de miles de adherentes han sido arrojados a prisiones, campos de trabajo forzado y centros de lavado de cerebro en medio de la campaña de persecución del régimen ateo chino. El año pasado un Tribunal popular independiente en Londres sentenció que miles de practicantes de Falun Dafa estaban siendo asesinados sufriendo la sustracción forzada de órganos para su comercialización por el Partido comunista chino.

Andrés Vacca – Redacción BLes.com