A través de un reciente acuerdo legal, los cantantes Luis Miguel y Alejandro Fernández limaron asperezas.

EL lío entre los cantantes tuvo lugar desde el 2015, cuando acordaron realizar una gira que se llevaría a cabo entre abril y noviembre del 2016, el convenio entre los cantantes finalmente no se cumplió.

Fue entonces cuando Alejandro Fernández entablo una demanda al sol de México por el valor de 5 millones de dólares (86 millones de pesos), pero el reclamo no fue considerado por este, quien simplemente no prestó atención al acto procesal en curso, lo cual trajo como resultado un periodo de negociaciones inconclusas.

Al día de hoy el panorama es diferente, la nueva decisión del cantante Alejandro Fernández de cancelar la demanda abre las puertas a una etapa conciliadora entre los cantantes.

De acuerdo con el portal Telemetro, en un comunicado de los representantes de ambos cantantes se evidenció; “Hemos concertado un acuerdo que nos permitirá solventar las diferencias que tuvimos en el pasado con el Señor Luis Miguel Gallego Basteri y su empresa Lion Productions”.