En una entrevista con el medio Ecos del Balón, el ex futbolista español Xabi Alonso repasó gran parte de su trayectoria futbolística, el trabajo en equipo y la evolución que vivió dentro del Real Madrid de José Mourinho y recordó cómo el clásico encuentro del  29/11/10 en el que el marcador contra el Barcelona se definió bajo un 5-0, en gran medida detonaría un Real Madrid más competente y maduro.

…”En los años del Madrid, sí que fue una fase en la que el Barça tenía una capacidad muy dominante, y que a nosotros nos exigió muchísimo porque tuvimos el famoso partido en el Camp Nou; que no fue tan bien, 5-0 evidentemente. Que fue lo que nos hizo replantear para cambiar muchas cosas”.

“En ese momento no estábamos al nivel para competir contra aquel Barça. Pero al año siguiente ya notamos que sí podíamos; contra el Barça y en general. Pasamos a tener un juego mucho más dominante. A finales de 2011 estábamos pletóricos. Nosotros lo sabíamos: en cuatro jugadas éramos capaces de romper cualquier partido. Era como ir al parque de atracciones”.

“También había fases en las que no éramos dominantes pero el control era también nuestro. Por ejemplo, había la sensación de que cada córner en contra era más una ocasión de gol a nuestro favor que para nuestro rival. Cómo salíamos… Con Mesut, que parecía débil pero tenía una conducción de 30 metros brutal, Cristiano que corría por el lado atravesando todo el campo sabiendo que al final le iba a llegar el balón, con ese convencimiento, y luego, Karim y Fideo. Puro poder”.

En cuanto a los retos en el campo, el jugador recientemente retirado, reconoció la dificultad que implicaba marcar al 10 del Barça: “Messi me ha hecho mucho daño, yo lo he sufrido mucho. Nos hizo estrujarnos mucho la cabeza. Hablábamos mucho con Mourinho y Sergio Ramos. ¿Cómo nos estaba haciendo daño? ¿Cómo lo podíamos controlar?

“Jugaba Messi y, por detrás, de interior derecho, Xavi. Y te provocaban. Xavi me enseñaba el balón, yo iba, Messi se metía en mi espalda y tenía que salir Sergio a por él, y nos machacaba. Sólo empezamos a controlar a Messi cuando fui yo, y no Sergio, quien se encargó de su desmarque. Xavi me llamaba, pero yo me quedaba con Messi y así Sergio no tenía que salir, y a partir de ahí, lo controlamos bastante bien. Sacrificábamos metros y poder robar para priorizar en Messi. Y cuando le controlamos en esa posición, los Barça-Madrid se igualaron”.

Finalmente concluyó relatando su experiencia con Pep Guardiola en el Bayern; “Jugábamos 90 minutos en campo contrario. Yo no cubría tantas distancias, guardaba mi posición y hacía esfuerzos medidos. De cara a mis últimos años, eso me vino muy bien. Aprendí mucho”.

Aquí te dejamos el vido con la declaración completa: