CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El argumento de que su resultado positivo en un control antidopaje fue producto del consumo de tacos no resultó convincente, y la marchista mexicana, María Guadalupe González fue suspendida cuatro años.

La Unidad de Integridad de Atletismo (AIU), a cargo de ventilar los casos de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), informó el viernes que la sanción a la subcampeona olímpica y mundial por el consumo de esteroides anabólicos entró en vigencia el 16 de noviembre.

Todos los resultados de González a partir del 17 de octubre quedan anulados, pero la mexicana retendrá la plata olímpica que ganó en la marcha de 20 kilómetros en los Juegos de Río de Janeiro 2016, así como la plata que obtuvo en el campeonato mundial de Londres en 2017.

González y su equipo de abogados alegaron que la presencia de la trembolona se debió a que los tres días previos a que se realizara el control, la atleta consumió tacos que presuntamente estaban contaminados con la sustancia.

“Lupita” González explicó a la IAAF que antes del control le habían diagnosticado anemia y por eso consumió carne con vegetales durante tres días consecutivos. Detalló inicialmente que el 14 de octubre comió unos 200 gramos de carnes de res, un día después filete con vegetales y después cinco tacos al pastor, un platillo tradicional que se cocina con carne de cerdo enchilada.

Adicionalmente, la atleta presentó como prueba documentos donde se informa que en México el uso de trembolona en el ganado es permitido, además de los recibos de los restaurantes ‘Picanha Grill’ y las ‘Gueras’ y un diagnóstico del Hospital General número 26 donde se le detectó la anemia en los días previos al control, según se detalló en el fallo.

La IAAF desestimó todas las pruebas e informó que, en el caso del clembuterol, la AMA acepta que la sustancia en cantidades pequeñas puede ser detectada en el organismo de un atleta debido al consumo de carne contaminada, pero no ocurre lo mismo con la trembolona, donde el atleta está obligado a presentar pruebas contundentes de que el positivo fue por consumo de carne.

Adicionalmente, la IAAF encontró sospechoso que González modificará su declaración inicial para incluir un desayuno que incluía de hígado de res, que retienen cinco veces más las sustancias, cuando inicialmente declaró desayunar fruta. La IAAF también detectó que varios de los documentos presentados por la atleta habían sido falsificados, incluyendo el del hospital.

González, quien no ha dado declaraciones desde el año pasado, estaba entrenándose en los últimos días en el Comité Olímpico Mexicano localizado en la capital del país y realizando trabajo de altura en Toluca, al norte de la Ciudad de México, porque tenía la ligera esperanza de poder competir en los Juegos Panamericanos de Lima.

Su castigo le deja fuera de esa posibilidad, además del Mundial en Doha y tampoco podrá ir a la próxima cita olímpica, en Tokio 2020.

La mexicana tendrá 33 años de edad cuando se complete la suspensión.

The Associated Press intentó contactar al presidente del Comité Olímpico Mexicano, Carlos Padilla Becerra, para conocer su postura pero la llamada telefónica no fue respondida de inmediato.

La medalla de plata que consiguió en Río 2016 fue celebrada en grande en México porque se trató de la primera mujer en conseguir una presea olímpica en marcha.

Ir a la portada de BLes

Categorías: Deportes