Abierto de Australia: Serena Williams salió a la cancha y anunciaron a la número 1 pero… ¡era Halep!

Serena Williams se dirigía a la cancha principal del Abierto de Australia durante las presentaciones previstas a su partido de octavos de final el lunes cuando desde el sistema de megafonía se pidió al público que recibiese “a la número uno del mundo, desde Rumanía, Simona Halep”.

Ups.

Williams, que llevaba auriculares, dio rápidamente la vuelta y regresó al túnel del que acababa de salir, dejando paso a su rival. Un par de horas más tarde, tras sellar una victoria por 6-1, 4-6, 6-4 sobre Halep en un duelo marcado por el buen tenis de las dos, estuvo claro quién es realmente la número uno, diga lo que diga la clasificación de la WTA.

“Fue un partido realmente intenso, y hubo algunos puntos increíbles”, señaló la estadounidense, que mejoró a 9-1 su foja contra Halep y se medirá a Karolina Pliskova, finalista del US Open en 2016, en cuartos de final. “Me encanta jugar al tenis y me encanta jugar aquí, y me encanta estar de vuelta”.

Williams, de 37 años, no disputó el torneo el año pasado tras dar a luz a su hija meses antes y sufrir complicaciones posteriores. Desde que volvió al circuito, ha llegado a la final de los dos últimos grand slams, perdiendo ambas veces la oportunidad de igualar la marca de 24 majors individuales de Margaret Court.

Halep fue la primera prueba real de Williams en Melbourne Park, donde intenta coronarse por octava vez, en un partido de ida y vuelta que fue una fascinante mezcla de potencia, cobertura de cancha y tiros bien conectados.

La estadounidense no recuperó las riendas del juego hasta después de salvar tres puntos de break en un game monumental para mantener el 3-3 en el set definitivo. Entonces rompió el saque de su rival para adelantarse 4-3 y encaminarse al triunfo.

“Para poder quedarme tuve que jugar un poco como sabía que podía”, señaló Williams, 16ta preclasificada. “Soy una luchadora. Nunca me rindo. Definitivamente es algo innato. Trabajo muy duro para cada punto”.

Le puede interesar: ‘No llores’: Serena Williams consuela a su rival adolescente en el Abierto de Australia (video)

La checa Pliskova, por su parte, se metió entre las ocho mejores tenistas del torneo tras deshacerse por 6-3, 6-1 de la española Garbiñe Muguruza, exnúmero uno del mundo y que atesora dos grand slams en su palmarés.

Pliskova solo cometió tres errores no forzados durante los 60 minutos de partido en los que dominó a Muguruza en los intercambios desde el fondo de la pista. La española acabó con 20 errores no forzados y perdió cinco veces su saque.

Antes el lunes, la campeona del Abierto de Estados Unidos, Naomi Osaka, derrotó por 4-6, 6-3, 6-4 a Anastasija Sevastova (13) y selló su pase a cuartos de final de un grand slam por segunda vez en su carrera. Su próxima rival será Elina Svitolina (6), que sobrevivió a cinco puntos de quiebre en un juego del tercer set que se decidió en 28 puntos tras 11 empates, para superar por 6-2, 1-6, 6-1 a la estadounidense Madison Keys, finalista en Flushing Meadows en 2017.

Naomi Osaka devuelve una pelota a Anastasija Sevastova durante su partido de octavos de final del Abierto de Australia, en Melbourne, Australia, el 21 de enero de 2019. (AP Foto/Andy Brownbill)
Naomi Osaka devuelve una pelota a Anastasija Sevastova durante su partido de octavos de final del Abierto de Australia, en Melbourne, Australia, el 21 de enero de 2019. (AP Foto/Andy Brownbill)

“No estaba realmente segura de qué hacer en un punto. Solo intenté aguantar”, dijo Osaka. “Y también estuve viendo a estos chicos ganar, como anoche Tsitsipas derrotando a Federer y pensé ‘Woah’, así que decidí que yo también quería hacerlo bien”.

“Creo que es el sueño de todo el mundo”, agregó la tenista japonesa.

Con otra victoria más, Osaka podría reeditar la final del último U.S. Open contra Serena Williams, pero sabe que el choque contra Svitolina no será fácil.

Tras su victoria en la Final de la WTA que cerró la temporada, la ucraniana quiere repetir los pasos de Caroline Wozniacki el año pasado y lograr un gran resultado en el primer major del año.

Durante un cuarto de hora el lunes, Svitolina sacó y sacó, y sacó, lanzando la bola al aire, en un intento desesperado para aguantar un retener un juego del tercer set ante Keys.

Tras ese gran esfuerzo, rompió el saque de Keys, 17ma preclasificada, en la primera oportunidad que tuvo en el siguiente game y allanó el camino al triunfo.

“Estaba contenta por poder manejar la presión con 1-1 en el tercer set”, señaló Svitolina. “Fue muy duro porque el sol me estaba quemando en los ojos cuando lanzaba la pelota. (Estoy) muy feliz por haber podido ganar este juego”.

En el cuadro masculino, el canadiense Milos Raonic eliminó al cuarto preclasificado, Alexander Zverev, por 6-1, 6-1, 7-6 (5) en su cuarto punto de partido y se clasificó para cuartos de final de Australia por cuarta vez en su carrera.

El tenista canadiense Milos Raonic festeja su pase a cuartos de final del Abierto de Australia luego de eliminar al alemán Alexander Zverev, en Melbourne, Australia, el 21 de enero de 2019. (AP Foto/Andy Brownbill)
El tenista canadiense Milos Raonic festeja su pase a cuartos de final del Abierto de Australia luego de eliminar al alemán Alexander Zverev, en Melbourne, Australia, el 21 de enero de 2019. (AP Foto/Andy Brownbill)

Raonic perdió su servicio en el primer game del juego, pero respondió ganando los ocho siguientes hasta otro break en el segundo set.

Con un 4-1 en contra en el segundo, Zverev dijo basta. Sentado en su silla a pie de pista, el alemán de 21 años destrozó la raqueta lanzándola contra el piso ocho veces antes de arrojarla a un lado.

Fue advertido por su comportamiento y, luego de ceder el set dos juegos más tarde, dejó la cancha y se fue al vestuario. A su vuelta solo perdió un punto en su servicio hasta el octavo game, pero las cosas volvieron a torcerse cuando enfrentó dos puntos de partido. Zverev se recompuso para salvarlos y liderar en el tiebreak hasta que Raonic reaccionó.

El canadiense remontó un 3-1 para ponerse 6-4 y, pese a fallar otro punto de partido, se llevó el boleto a la siguiente ronda.

Raonic, finalista en Wimbledon hace dos temporadas, se verá las caras con el 28mo cabeza de serie, Lucas Pouille, que eliminó al 11mo, Borna Coric, por 6-7 (7-4) 6-4 7-5 7-6 (7-2).

Por su parte, Pablo Carreño Busta, 23er preclasificado, abandonó la cancha gritando al juez de silla después de un desacuerdo en el desempate definitivo de su derrota por 6-7 (8), 4-6, 7-6 (4), 6-4, 7-6 (8) ante el octavo preclasificado Kei Nishikori en un maratón de cinco horas y cinco minutos que representa el partido más largo del torneo. El rival de Nishikori en los cuartos de final será el seis veces campeón Novak Djokovic, que superó un par de tropiezos en la cancha y una serie de intercambios desde el fondo de la cancha _en que incluso un point duró 42 golpes_ para superar 6-4, 6-7 (5), 6-2, 6-3 a Daniil Medvedev.

Al vencer a Medvedev en una batalla de tres horas y 15 minutos, Djokovic regresa a los cuartos de final en Melbourne Park por primera vez en tres años.

Fuente de información AP

Ir a la portada de BLes

Categorías: Deportes