Tan cerca de la victoria, Naomi Osaka de repente estaba dejando escapar la final del Abierto de Australia. Llegó a estar a tres puntos de campeonato, pero lo desaprovechó. Su ventaja considerable se desvaneció.

De pronto estaba jugando muy mal. Osaka gritaba contra sí misma. Sacó una pelota de la cancha. Se dirigió al vestuario después del segundo juego con una toalla sobre la cabeza.

Y entonces, después de regresar a la cancha, la japonesa fue capaz de darle la vuelta a la situación tan rápido como cuando perdió 23 de los siguientes 27 puntos. Reafirmándose, Osaka venció a Petra Kvitova por 7-6 (2), 5-7, 6-4 el sábado para ganar el Abierto de Australia y el Grand Slam por segunda vez consecutiva.

Por si fuera poco, Osaka se volvió la primera tenista de Japón en alcanzar el primer puesto de la clasificación.

Naomi Osaka
Naomi Osaka

Sin embargo, casi se le escapó la oportunidad contra Kvitova, dos veces campeona de Wimbledon.

Osaka consiguió tres puntos de partido en el segundo set con 5-3, love-40 cuando Kvitova servía, pero la japonesa no pudo superar a la checa de momento. En cambio, se descontroló por completo.

Eso le permitió a Kvitova recuperarse y tomar el control del partido, con cinco juegos seguidos para hacerse del segundo set y subir a 1-0 en el tercero.

A pesar de lo difícil que debió ser, Osaka se recuperó. También volvió a encender sus disparos potentes. Después de que Kvitova fallara dos veces para un punto de quiebre, Osaka se impuso con una pelota imparable de revés al otro lado de la cancha. Por supuesto, aún quedaba mucho trabajo por hacer, y hubo algo más de dramatismo cuando empezó a llover en el cambio, justo antes de que Osaka intentara servir con un 5-4 en el tercer set.

Esta vez, Osaka no titubeó. No dejaría que desapareciera su ventaja.

Naomi es la nueva campeona del Abierto de Australia
Naomi es la nueva campeona del Abierto de Australia

Osaka añadió el trofeo del Abierto de Australia al que se llevó en la final del Abierto de Estados Unidos en septiembre y que siempre será recordado por la forma en que la subcampeona Serena Williams perdió un juego después de discutir con el juez de silla.

A diferencia de ese día, no hubo burlas de la multitud confundida. No hubo controversia. No hubo caos. No tuvo que compartir el foco de atención.

Fuente de información AP

Ir a la portada de BLes

Categorías: Deportes