En la victoria de la selección de México sobre su similar de Paraguay por 4 goles a 2, se vivió una atípica situación que sacó más de alguna risa en los espectadores y hasta en el mismo Gerardo Martino.

A los 44 minutos de juego, justo antes de que se acabara el primer tiempo y cuando México ya ganaba por 3-0, la pelota salió por un costado y le quedó justo a Eduardo Berizzo, que la golpeó de primera con la intención de reanudar el juego lo antes posible.

Pero el exentrenador de O’Higgins de Rancagua calculó mal y le apuntó justo a la cabeza de Martino, que estaba dando indicaciones a sus jugadores y no se percató de que la pelota venía justo a su cabeza.

Cuando el “Tata” se giró, ya tenía el balón encima. Pese a intentar evitar el pelotazo, no logró zafar que la pelota lo impactara en la frente, y le pasara a llevar los anteojos que llevaba puestos. Producto de eso, se le hizo una herida en su rostro.

Pese a que Gerardo Martino terminó sangrando, ambos entrenadores se abrazaron luego del altercado, que quedó en nada más que una desafortunada broma.

Finalmente los mexicanos lograron revalidar el buen fútbol mostrado ante Chile, y vencieron a los sudamericanos por 4-2.

A través de Bío Bío Chile

Ir a la portada de BLes

Categorías: Deportes

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.