Redacción BLesEl representante republicano Michael Waltz, presentó el lunes una resolución pidiendo a Estados Unidos que boicotee los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 en caso de que no sean trasladados fuera de China, argumentando que los notables abusos contra los derechos humanos cometidos por el Partido Comunista Chino (PCCh), no lo hacen digno de ser sede del evento deportivo.

La resolución presentada por Waltz, insta al Comité Olímpico de los Estados Unidos a proponer que el sitio anfitrión sea transferido a otro país. Y en caso de que el pedido sea rechazado, entonces Estados Unidos debería retirarse de los Juegos, afirma el documento.

“El Partido Comunista de China ha llevado a cabo una serie de actos atroces solo en el último año que debería descalificarlos para albergar los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022″, afirmó el representante Waltz. 

“El mundo no puede legitimar los actos de genocidio del PCCh en Xinjiang, la destrucción de los derechos democráticos de Hong Kong y la peligrosa supresión del brote de coronavirus en Wuhan que costó vidas enviando delegaciones a Beijing”, agregó Walz.

Además, la resolución solicita al Secretario de Estado que transmita una copia de la misma al gobierno de cada país que esté representado en el Comité Olímpico Internacional buscando tomar una acción en conjunto.

El representante también recordó en su nota que las atrocidades del régimen contra los uigures en Xinjiang, fueron calificadas por los Estados Unidos durante la administración del presidente Trump, como genocidio.

Le recomendamos:

El PCCh “ha cometido un genocidio contra los uigures, predominantemente musulmanes, y otros grupos étnicos y religiosos minoritarios de Xinjiang”, determinó Pompeo el 19 de enero luego de analizar los hechos.

La acción llevada a cabo por Waltz se da en medio de crecientes pedidos dentro y fuera de los Estados Unidos para que los Juegos Olímpicos de 2022 sean trasladados fuera de China. 

Desde el 2019 un importante grupo musulmán pide a Estados Unidos el boicot a los juegos, y luego de que el ex secretario de Estado, Mike Pompeo, admitiera oficialmente el genocidio, más voces se unieron al clamor en defensa de las víctimas, tal como lo hicieron los líderes de la comunidad judía de Gran Bretaña el 26 de enero según The Times.

A comienzos de febrero 13 parlamentarios de los principales partidos de Canadá publicaron una carta abierta dirigida al Comité Olímpico pidiendo la relocalización de la sede de los Juegos Olímpicos del año próximo, debido a las aberrantes violaciones a los derechos humanos bajo el régimen comunista chino.

Los parlamentarios canadienses declararon que participar en los Juegos Olímpicos de China equivaldría a tomar parte en un espectáculo siniestro y autocomplaciente montado en beneficio de un régimen que está perpetrando los peores crímenes contra su propio pueblo.

“Premiar el mal comportamiento de los autócratas solo los envalentona. No hay peor momento para recompensar al líder chino Xi por su total imprudencia e inhumanidad”, escribió Waltz en un artículo de opinión en The Washington Examiner.

Álvaro Colombres Garmendia – BLes.com