Desde el 5 al 17 de enero, Arabia Saudita recibirá el Rally Dakar 2020, competencia motor que es catalogada como la ‘carrera más exigente del mundo’.

Se trata de un novedoso ‘cambio de ruta’. Después de largos años pasando por África y Sudamérica, los motores rugirán en el país asiático, aunque la polémica ya se instaló en la previa.

Arabia Saudita se rige por la Sharia (ley islámica), por lo que los participantes de esta nueva edición deberán respetar un gran número de prohibiciones para evitar problemas con las autoridades.

El diario español Marca tuvo acceso a un manual de recomendaciones que consta de diez páginas y que ha llamado la atención por lo ‘insólito’ que pueden parecer varias reglas a quienes están acostumbrados al mundo occidentalizado.

Las prohibiciones pasan por alimentación, vestuario y relaciones afectivas. El incumplimiento de ellas puede derivar en sanciones, cárcel e incluso la pena de muerte.

A tomar nota: no se puede comer carne de cerdo, ni tomar vino o cerveza, algo que es común para pilotos y mecánicos en el campamento tras la extensa jornada. Por lo mismo, la organización deberá modificar el menú.

En cuanto a vestimenta, el documento detalla que “se ruega tanto a hombres como a mujeres vestir con recato en público, evitando la ropa ajustada o con palabras o imágenes vulgares. Las mujeres deberán llevar los hombros y las rodillas tapados en público”.

También relacionado con la vida pública, las demostraciones de afecto entre parejas también es vista con malos ojos, sobre todo en los pueblos pequeños. En la caravana, eso sí, existirá mayor flexibilidad ya que parejas que no están casadas podrán compartir habitación.

Además, detallaron que “todo producto cultural importado (DVD, libros, revistas…) deberá ser compatible con las leyes locales de decencia. Queda terminantemente prohibido todo contenido pornográfico o erótico del tipo que sea”.

Por último, el consumo de drogas es el aspecto más delicado: “Está estrictamente prohibido y su consumo puede incluso ser objeto de arresto y duras penas, incluida la pena de muerte”.

De esta forma, los más de 500 participantes del Dakar tendrán otra preocupación además de los extensos caminos y condiciones extremas.

Con todo, la Amaury Sport Organisation (ASO), empresa francesa que organiza la carrera, y las autoridades del deporte saudí recalcaron que existe una voluntad de apertura y que se vivirá una verdadera fiesta del deporte motor.

En busca de un cambio de mentalidad: la voz de la organización y pilotos

Según lo informado por David Castera, director de la competencia, la larga lista de prohibiciones no fue impedimento para que más de 350 equipos se inscribieran en la carrera, destacando que se rescató el verdadero ‘ADN’ del rally para esta edición.

Además recalcó sobre la ‘Guía Práctica’ que “tenemos muchas garantías del país, sabemos que hay una voluntad de apertura. El Dakar no es el primer (evento deportivo) en ir a Arabia Saudita, hay mucha gente que va. Hay muchas empresas que trabajan allí, que invierten, muchas pruebas deportivas”.

“Por tanto, el Dakar se inscribe en la misma línea que todos estos eventos. Arabia Saudita quiere abrirse y se sirve de estos eventos para darse a conocer, para hacer descubrir el país, para atraer a los turistas. Es un desarrollo que pasa primero por el deporte”, agregó.

En dicha línea, descartó que el nuevo ‘reglamento’ haya provocado la participación de menos mujeres: “Sigue habiendo tantas como en años precedentes. Varía entre 10-15-20 cada año. Creo que hay unas quince este año, lo habitual. Todas las mujeres son bienvenidas. Hay mujeres participantes en la carrera, también hay muchas en temas de asistencia de los equipos y en la organización.”

“Lo único que se les pide es que tengan cubiertas las piernas y también los brazos, pero podrán vestirse normalmente y podrán venir sin ningún problema a Arabia Saudí”, adelantó.

La voz femenina cobra relevancia en este punto, sobre todo en un país donde hace poco tiempo las mujeres tienen derecho a conducir.

Por ejemplo, la piloto española, Laia Sainz, quien ha ganado campeonatos mundiales en enduro y trail analizó este cambio de escenario y remarcó que la idea es ir cambiando la mentalidad.

“Está claro que me gustaría que no se tuviera que prohibir nada, ojalá dentro de unos años no tengan que hacerlo, pero son normas del país al que vamos”, indicó.

En la misma línea, recalcó que “si de alguna manera podemos ayudar a abrir la mentalidad y a cambiar todo esto, será positivo. Cuando estuve en la presentación del rally en Arabia vi que tenían muchas ganas de ofrecer una buena imagen, de ser acogedores con el rally y el turismo; yo iba con miedo, pero al final vestí con camisa y gorra”.

Por otro lado, desde Sudamérica también se alzaron las voces. Fernanda Kanno es la única representante del continente y en Arabia Saudita correrá su tercera versión, catalogándola como algo ‘totalmente diferente’.

“He pensado todo el año en cómo será ese país, cómo vivirán las mujeres ahí y qué significará para ellas ver a otras mujeres compitiendo contra hombres o incluso compartiendo un equipo con ellos, algo a lo que no están acostumbradas”, indicó a Airbag.

Además, recalcó que ‘no queremos ningún problema’:”Queremos respetar al país que nos acoge, pero es complicado porque tenemos otras costumbres. Los latinos somos más expresivos. ¿Si terminamos el Dakar no podré abrazarme con el ‘Señor Duro’? El resto del equipo es todo hombres, y nos abrazamos todos los días al partir y al llegar, así que hay cositas que todavía no sabemos cómo van a ser”.

De todas formas, espera que este sea el inicio de una apertura de mentalidad, algo que ya han destacado varios pilotos.

La piloto incaica indicó que “espero que el impacto sea positivo, porque hay muchas activistas en Arabia Saudita que protestan a favor de los derechos de las mujeres. Por lo menos ahora hay algo más de apertura, pero hay que seguir peleando y cambiar mentalidades”.

“Si gano, igual celebro con abrazo”: la voz de los pilotos nacionales

Para la 43° edición del Rally Dakar, doce serán los pilotos nacionales que dirán presente. Por años, el hecho de ser realizado en Sudamérica le permitió a nuestros representantes sentirse ‘más cómodos’. Pese al cambio de escenario, la fe sigue intacta.

Los encargados de portar nuestra bandera en el lejano país asiático serán: Pablo Quintanilla, José Ignacio Cornejo, Patricio Cabrera, Enrique Guzmán, Alejandro Aros e Ismael Nietto en motos. Además, Ignacio Casale, Giovanni Enrico, Ítalo Pedemonte en Quads.

A ellos se suman Juan Carlos Vallejo -acompañado por peruano Leonardo Baronio- en coches y Francisco ‘Chaleco’ López y Juan Pablo Latrach en Side By Side.

El cambio de escenario y reglamento también es tema. ‘Chaleco’ va por su noveno rally, defiende la corona del año pasado y ya adelantó que si logra el título ‘igual lo celebro con abrazo’.

En conversación con La Cuarta, el destacado piloto nacional indicó que “esta carrera ayuda mucho a levantar a nuestra gente, ese es el objetivo. Me encanta el desierto, lo entrego todo y voy feliz a esta aventura”.

Sobre las numerosas reglas, indicó que “hay que amoldarse al país. Que haya cárcel y penas de muerte, con eso no se juega. Lo del tatuaje no lo sabía, habrá que usar pantalones largos nomás”.

Ignacio Casale también opinó sobre las restricciones. En conversación con BioBioDeportes, ‘El Perro’ sentenció que “cuando uno va a la casa de otra persona hay que respetar las reglas. Vamos a Arabia y tienen otra cultura, hay que respetarla”.

“Entre otras cosas no se puede usar short, hay que taparse los tatuajes, no podemos darnos abrazos ni otras muestras de afecto en público. No se puede tomar alcohol, no podemos comer cerdo, pero tampoco son cosas tan difíciles de cumplir pienso yo. Creo que no vamos a tener mayores problemas”, complementó.

Sobre este punto, Casale hizo hincapié en que pasan la mayor parte de la competición en el campamento: “El Dakar es una ciudad nómade, no tenemos mucho contacto con el exterior. Vivimos nuestro propio mundo, comemos adentro, dormidos adentro, prácticamente no salimos del campamento. Hay que portarse bien y no vamos a tener problemas”.

Patricio Cabrera es un motociclista que vivirá su octava versión del Dakar. El miembro del equipo Kawasaki adelantó que ellos deben acatar: “No somos nadie para juzgar las formas que tiene cada país en cuanto a su religión o cultura. Vamos a tener que adaptarnos, sabemos que hay que seguir las reglas, porque las sanciones son muy duras”.

Por otro lado, José Ignacio Cornejo declaró a El Mercurio que “tengo ganas de ver la realidad, se ha hablado mucho y por ahí meten miedo. Los días previos van a ser más limitados, por estar en las ciudades y seguro vamos a tener más cuidado con el comportamiento”.

“No creo que sea un gran problema, porque después parte la carrera y estás todo el día entre la moto y el campamento, no salimos del campamento”, concluyó.

De esta forma, los pilotos ya comienzan a calentar motores en lo que será el Dakar mas restrictivo de la historia, un desafío extra a las áridas tierras de Arabia Saudita, aunque un paso importante para abrir la mentalidad de un país que gracias a sus grandes recursos comienza a albergar importantes eventos deportivos.

Fuente: BioBiochile.

Te puede interesar: El secreto de un medallista olímpico para recuperarse de sus lesiones y alcanzar el éxito

videoinfo__video2.bles.com||e06954b8c__

Ad will display in 09 seconds