Redacción BLes– El comisionado de la NBA, Adam Silver, ha reafirmado que para la próxima temporada, las camisetas de los jugadores no traerán mensajes de causas sociales en medio de los bajos índices de audiencia que está registrando la liga de baloncesto a medida que alcanza su etapa de conclusión.

“Mi sensación es que habrá una cierta vuelta a la normalidad, que esos mensajes se dejarán en gran parte fuera de la cancha”, señaló Silver, para luego añadir: “Entiendo a aquellas personas que están diciendo, estoy de tu lado, pero quiero ver un partido de baloncesto”, según informó el Washington Examiner.

A comienzos de la temporada 2019-2020 en Orlando, la NBA así como la Asociación Nacional de Jugadores de Baloncesto anunciaron la implementación de mensajes de justicia social en las camisetas, buscando tener un impacto en distintos temas concernientes a las problemáticas sociales de Estados Unidos.

Sin embargo, el enfoque asumido por la liga solo ha traído pérdidas e inconformismo entre los seguidores del deporte, dado que la temporada ha contado con un rating de audiencia que va en descenso, llegando a registrar el peor en cinco años. 

Según el Daily Caller, el tercer juego de la temporada entre Miami Heat y Los Angeles Lakers del domingo 4 de octubre, obtuvo un promedio de 4.395 millones de espectadores.

Mientras que el segundo juego tuvo un promedio de 4,5 millones de espectadores, y el primero contó con una audiencia de tan solo 7,41 millones de personas.

El diario deportivo Outkick informó que “la nueva identidad autoinfligida de la NBA está escrita con tinta. Millones de estadounidenses desconectados asocian a la NBA con políticas radicales dirigidas solo a un número mínimo de aficionados al deporte”.

Los mensajes que están cargados de contenido político e ideología de izquierda pronto quedarán fuera de las canchas, según aseguró el Comisionado Silver quien además dijo que comprendía a quienes no les interesan ese tipo de mensajes y solo desean ver un partido de baloncesto.

Según la encuesta Harris, el 39% de los fanáticos de los deportes aseguraron que estaban viendo menos partidos de la NBA, mientras que el 38% dijo que la liga era demasiado política y el 19% culpó a la sumisión de la liga a China.

Tanto el 57% de los republicanos y el 22% de los demócratas dijeron que la liga era demasiado política.

El compromiso de la NBA por convertirse la pasada temporada en un precursor de las causas sociales también tendría sus excepciones, aún más cuando se trata de China, y esto se volvió evidente una vez que la tienda en línea de la NBA negó la posibilidad de que las camisetas llevaran el mensaje ‘FreeHongKong’ (Hong Kong Libre).

Para entonces el senador republicano por Florida, Rick Scott, escribió vía Twitter: “Más evidencia de la vergonzosa cobardía de la NBA y su falta de voluntad para defender los derechos humanos en China. Esto es alucinante. La NBA y sus jugadores han elegido las ganancias sobre los derechos humanos. Están del lado de Xi y el PCCh sobre aquellos que luchan por su libertad”.

A principios de octubre del año pasado, el dueño de los Houston Rockets, Daryl Morey tuvo que borrar un tweet donde decía que apoyaba las demostraciones por la democracia en Hong Kong y luego disculparse.

César Munera – BLes.com