El respeto a los maestros y a sus sabias enseñanzas está arraigado en la cultura tradicional china. Según el Libro de los Ritos, “Respetar a los maestros hace que uno valore el conocimiento; valorar el conocimiento ayuda a promover el aprendizaje”.

Confucio es uno de los sabios más reconocidos de la antigua China. Se dice que enseñó a unos 3.000 estudiantes. Solo uno, Zi You, vino del sur de China.

A la edad de 22 años, Zi You viajó cientos de kilómetros para asistir a las clases de Confucio, que tenía 67 años. Era un estudiante concienzudo, que usaba el Libro de las canciones (Shi Jing) para guiar su discurso y el Libro de los Ritos (Li Ji) para guiar su comportamiento.

Dados sus excepcionales hábitos de estudio, Zi You absorbió todo lo que aprendió y puso en práctica sus conocimientos. Es considerado uno de los 10 discípulos más eruditos de Confucio.

Después de la muerte de su maestro, Zi You, entre otros discípulos, compiló Las Analectas de Confucio para registrar sus palabras.

En la antigua cultura china, incluso los emperadores mostraban su respeto hacia el maestro.

Tal vez la cultura occidental pueda aprender de la antigua cultura china. Podemos aprender mucho de alguien a quien respetamos.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Cultura?

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.