Los antiguos chinos daban gran importancia a las costumbres familiares y a la “cultivación” de la disciplina y de la virtud. Siguiendo los principios de benevolencia, rectitud, cortesía, sabiduría y honor a los valores fundamentales de su cultura antigua, ellos amaban la filosofía sobre la cultivación de la virtud y del comportamiento moral en su proceder con los parientes y consideraban esto como un dogma de la disciplina familiar.

Los santos y sabios antiguos tenían una gran compasión y le daban una gran atención a sus hijos, pero también eran muy estrictos con ellos mismos. De esta manera, ellos enseñaban a sus hijos a seguir los buenos consejos de los demás y llevar una vida recta, sin remordimientos. El método de educación de los hijos de los antiguos chinos es de gran valor para nosotros hoy en día. Esto es lo que nos demuestran los siguientes ejemplos.

Confucio enseñaba a su hijo a aprender el Libro de Cantos y el Clásico de los Ritos

Confucio fue un gran pensador y un gran educador. Se dice que tuvo más de 3000 estudiantes. En Lunyu, hay una historia sobre uno de sus estudiantes Chen Kang y de su hijo Kong Li. Kang le preguntó a Li: “¿Has aprendido algo especial del profesor?” Li respondió: “No. En una ocasión mi padre, estaba de pie y se encontraba solo en el patio. Caminé hacia él y me preguntó: “¿Haz estudiado el Libro de cantos?” Yo respondí, “No”. Entonces dijo: “No tienes motivos para hablarme si aún no lo haz estudiado” Así que me apresuré a ir a estudiarlo. Otra vez encontré a mi padre, quien se encontraba de nuevo solo, caminé hacia él y me preguntó: “¿Has estudiado el Clásico de los Ritos?” Yo dije: “No”. Luego dijo: “No tienes razones para hablarme si aún no lo haz estudiado”, así que me apresuré para ir a estudiarlo. Sólo escuché estas dos cosas. Después de escuchar esto, Kang estaba muy feliz. Él dijo: “Yo sólo hice una pregunta, pero gracias a ella he aprendido tres cosas, ahora sé la importancia de estudiar el Libro del Canto y el Clásico de los Ritos y sé también que el profesor trata a todos de la misma manera”.

De hecho, el Libro del Canto y el Clásico de los Ritos son parte de las enseñanzas fundamentales de Confucio.

El sabio dijo: “La poesía puede expresar los pensamientos de alguien, los poemas pueden expresar las ambiciones de alguien y las canciones pueden expresar las palabras de alguien”. Él creía que el uso del arte y la literatura como documentos de enseñanzas vivas eran más eficaces que predicar. Se dice que el Libro de los cantos cuenta con 350 obras en total, todas las cuales fueron compiladas y editadas por Confucio. La mayoría de estas canciones hablan de la cultivación, de seguir la ética y la voluntad del Cielo.

Confucio creía que la cultivación de la moral de alguien debía comenzar con esto y que se podría construir con eso. Por otra parte, uno puede aprender mucho sobre la historia, la naturaleza y la sociología en su lectura. Él dijo: “Próspero con el Libro de los Cantares, estable con el Clásico de los Ritos y éxitoso con el Clásico de la musica”.

Cuando hablaba de los ritos, en realidad estaba hablando de la conducta moral y la virtud. La educación comienza por enseñar a los estudiantes una conducta moral y virtuosa. En la práctica, podemos cultivar la moralidad y la disciplina. Por lo tanto, puede sentar las bases para el desarrollo futuro de una persona.

Confucio trató a sus hijos de la misma manera que él trataba a sus estudiantes en el estudio del Libro del Canto y el Clásico de los Ritos. Él utilizó el mismo criterio y nunca bajó el nivel por su hijo Kong Li, lo que nos muestra que trataba a todos por igual y que tenía grandes expectativas con respecto a sus hijos y sus otros alumnos. Los intelectuales de la época de Confucio han considerado siempre su método de educación de los hijos del Libro de Cantos y el Clásico de los Ritos, como un patrimonio familiar.

Fuente: Clearharmony.

¿Conoces nuestro nuevo canal de Youtube? ¡Suscríbete!

Categorías: Cultura Legado divino