¿Has escuchado alguna vez del principio de retribución? si todas nuestras acciones tienen una consecuencia, tarde o temprano esto impactaría de manera positiva o negativa en nuestras vidas.

Si alguien menciona hoy el principio “lo bueno es recompensado con lo bueno y lo malo con lo malo” muchos quizás se rían y digan: “¿Y qué pasa con esos políticos? Hacen tanto daño, son tan corruptos. ¡Entonces muchos ya deberían estar presos o hasta muertos! Pero siguen ahí con sus buenas vidas” o “Mira a esa gente trabajadora y de buen corazón. ¡Apenas tienen con qué vivir!”.

Sin embargo muchas cosas que en la vida parecen “injustas” no lo son si comprendemos los principios de retribución y reencarnación.

[LOS ORÍGENES DE LA “MALA SUERTE”]

Históricamente, tanto las culturas tradicionales orientales como occidentales se comprende que la meta del hombre está en el Cielo –en Occidente se habla de “ascender”, mientras que en Oriente se habla de “regresar”.

En la cultura oriental las sucesivas reencarnaciones son la clave para comprender las vicisitudes de la vida y superarlas con virtud, a fin de poder “regresar”.

En cambio si una persona hace muchas maldades no solo no podrá regresar, sino que descenderá cada vez más, hasta ser destruido.

Así que ya sabes, para cosechar bendiciones se necesita hacer una buena siembra.

¿Conoces nuestro nuevo canal de Youtube? ¡Suscríbete!