Desde el inicio de los tiempos, la música ha sido un reflejo de las normas morales de la sociedad.

Se cree que la música elegante y recta indica un plano moral elevado y sugiere la estabilidad de la sociedad.

Al contrario, la música indecente indica la decadencia moral y predice el fin de una sociedad o una dinastía en un futuro cercano.

En la antigua China, un grupo de funcionarios creó un sistema de sonido y varios instrumentos, a pedido del emperador de la Dinastía Sui. Wan Baochang era un talentoso músico de la corte real y el emperador confiaba en su criterio, así que le pidió su opinión acerca de esto. Wan le contestó con sinceridad: “Tal deterioro de sonidos no es adecuado para su majestad… la música suena triste, indecente y decadente; no es agraciada ni recta”.

El emperador no estaba nada feliz por su dura crítica.

Un día, después de escuchar a otros músicos tocando una pieza en la corte real, Wan lloró.

Cuando le preguntaron por qué, respondió: “Esta música suena hedonista, emocional y triste.

En breve habrá una guerra y la caída de la nación resultará inevitable”.

Era una época de paz y prosperidad en la dinastía Sui y la gente no tomó en serio sus palabras. Sin embargo, pronto comenzaron varias revueltas populares, y, finalmente, esta dinastía llegó a su fin, tal como Wan lo predijo.

¿Conoces nuestro canal de Youtube BLes Cultura? ¡Suscríbete!

Ir a la portada de BLes.com.

Temas: Categorías: Cultura