El horóscopo chino está compuesto por ciclos de 12 años, cada uno de ellos representado por un animal. Cuenta una ancestral leyenda que el emperador de Jade organizó una carrera de animales para decidir cuáles entrarían en el horóscopo.

Los animales debían cruzar el río y, según su orden de llegada, se les otorgaría un año.

En esos tiempos, la rata y el gato eran buenos amigos. Juntos planearon cruzar el río sobre el lomo del búfalo y el noble animal aceptó. Sin embargo, la competitiva rata lanzó al gato al agua y llegó a la orilla en primer lugar, seguida del búfalo.

Luego apareció el tigre, que pudo llegar gracias a su fuerza. En cuarto lugar llegó el conejo, gracias a su gran capacidad para saltar.

El dragón llegó volando, demorado porque debió detenerse para crear lluvia y ayudar al conejo que había quedado atrapado en un tronco.

La serpiente asustó al caballo y lo hizo caer, ocupando esta el sexto lugar y el caballo el séptimo.

Luego llegaron la cabra, el mono y el gallo, quienes se ayudaron entre sí a cruzar el río.

Al puesto 11 lo ocupó el perro, que se retrasó por jugar y luego llegó el cerdo, quien se demoró por detenerse a comer y dormir una siesta.

En decimotercer lugar apareció el gato, quedando así fuera del horóscopo y convirtiéndose en enemigo del ratón y del agua.

Estos animales exponen nuestros defectos y virtudes ¿sabes cuál te corresponde?

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Cultura?

Ir a la portada de BLes.com.

Temas: Categorías: Cultura