¿Te parece familiar un sueño en el que flotas hacia arriba como un globo o vuelas de un lado por lo otro por lo alto, esquivando aves y sintiendo una gran sensación de libertad y liviandad? Parece hasta una sensación inquietantemente familiar ¿Será que acaso tuvimos la capacidad de volar en algún momento de nuestra historia?

De acuerdo a cientos de registros históricos, los incas, los esquimales, los antiguos chinos, los ninjas de Japón, los yoguis de la India, y ciertos santos cristianos fueron conocedores del arte de la levitación y de los métodos para realizar vuelos de toda clase de duración. En el siglo pasado también hubo personas a quienes se les atribuyó el poder de flotar a la vista de todos, y aún en la actualidad se conocen registros fílmicos y fotográficos que muestran este fenómeno. Pero, ¿qué hay de cierto en todo esto?

Los antiguos chinos hablaban de personas capaces de venir de cualquier lugar y desaparecer sin dejar rastro. Muchos grandes maestros eran capaces de viajar una distancia de miles de millas en cuestión de segundos. El fenómeno era tan popular en la antigüedad que los chinos incluso le asignaron un nombre: “Bairi Feisheng”, que traducido significa “volar a plena luz del día”.

Uno de los casos más conocidos fue el del monje Milarepa, quien con frecuencia era visto por los agricultores mientras atravesaba el cielo de un lado a otro a gran velocidad.

Muchas culturas aborígenes también hablaban de la capacidad de realizar vuelos en trance, incluso algunos piensan que eso explicaría el trazado de las grandes líneas encontradas en Nazca y en otras partes del mundo.

videoinfo__video2.bles.com||b7b3dd36a__

Mira el VIDEO COMPLETO y ¡Suscríbete a nuestro canal de Youtube!

 

 

Temas: Categorías: Cultura