Una mañana tranquila, hace sesenta y siete millones de años, la gente comenzaba a despertar de su sueño.

En el cielo, los pterosaurios extendían sus alas de casi diez metros y gritaban a sus presas con graznidos penetrantes.

En el bosque tropical de hojas anchas, un estegosaurio con su cría sorbía agua tranquilamente a la orilla del río.

No muy lejos, un Tiranosaurio Rex miraba con avidez a una madre y a una cría de pterosaurios.

De repente, se oyó un gigantesco y particular sonido procedente del distante cielo.

Todos los dinosaurios del bosque levantaron sus oídos en aquella dirección.

La gente miró al cielo horrorizada:

Descendía un asteroide de 25 kilómetros de diámetro (equivalente a una ciudad de tamaño medio), a una velocidad de 30 kilómetros por segundo,

Rugiendo con fuerza debido a la fricción del aire, se estrelló contra la tierra

La Tierra entera se estremeció y salió de su órbita original, alejándose del Sol.

Cuando el asteroide la golpeó, varias de sus placas continentales se hundieron hasta el fondo del mar.

Tras el impacto, flotaron partículas de roca y polvo mezclado con agua de mar gasificada.

Y formaron una enorme nube de hongo, que se elevó continuamente hasta cubrir la superficie entera de la Tierra y ocultar el Sol. La Tierra se sumió en la oscuridad.

El enorme tsunami alcanzó los cinco kilómetros de altura y barrió el mundo.

Luego llovió durante varios días.

Debido al impacto del asteroide, se produjeron drásticos cambios en la corteza y las placas continentales.

Algunas tierras e islas se hundieron en el océano.

Algunos continentes submarinos, tras el impacto del asteroide, emergieron a la superficie del mar y se precipitaron en el aire.

Los océanos se convirtieron en tierra firme, y los continentes, junto con toda la vida y la civilización, se hundieron en las profundidades marinas.

Los continuos impactos y desplazamientos de la corteza terrestre y las inestables placas continentales provocaron persistentes erupciones de pequeños e innumerables volcanes.

La Tierra expulsaba tanto humo que uno ni siquiera alcanzaba a ver su mano delante de su cara.

Esta situación duró treinta y dos años.

Todos los animales y las plantas empezaron a morir debido a la falta de suficiente luz solar, y los dinosaurios también se extinguieron gradualmente.

La Tierra entró en la era glacial.

Así, se terminó este período de la humanidad. Los pocos seres humanos que sobrevivieron entraron al siguiente período de la civilización.

videoinfo__video2.bles.com||a2a482be8__

Mira el VIDEO COMPLETO y ¡Suscríbete a nuestro canal de Youtube!

Temas: Categorías: Cultura

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.